h1

Incendio en el Lhardy, memoria viva de Madrid

octubre 1, 2009

Ropero de empleados, foco del incendio“A través del espejo de Lhardy‚ nos esfumamos en la eternidad‚ entramos y salimos del más allá”, decía Azorín hace más un siglo. Despercibido para el gentío, que se afana en llegar desde Sol hasta el Congreso sin comerse una zanja o toparse con alguien, se encuentra el Lhardy, uno de los restaurantes con más solera de la capital. Esta mañana, un incendio originado en un cuadro eléctrico afectó a tres salones de la primera planta del local. La rápida actuación de los Bomberos evito que las llamas hicieron más daño, a pesar de que el combustible fósil (casi todo madera) era altamente inflamable.

La historia del Lhardy se remonta a comienzos del año 1839, cuando un ginebrino con este apellido se aventuró a abrir en la capital del Reino un restaurante, el primero de lujo, que combinara a partes iguales europeismo y tradición. La Europa de vanguardia se podía ver, por fin, representada en el Lhardy, tanto en su usos y costumbres como en lo que a sus nuevas tendencias culinarias se refería. Entre otras modernidades introdujo el precio fijo en un menú o las mesas separadas. Y pionero en admitir la entrada de damas sin compañía masculina. En 1916 la bailarina Mata-Hari fue apresada por espía poco después de comer aquí.

En la primera mitad del siglo XX sus salones escucharon múltiples conspiraciones y conciliábulos. Mismamente, Primo de Rivera celebraba aquí sus reuniones durante la dictadura. También en el Lhardy se decidió el nombramiento de Alcalá Zamora como presidente de la II Republica. Los espejos de los salones fueron protegidos durante la guerra civil española con unos tablones colocados delante. Hoy en día su cercanía al Congreso atrae a sus recargados habitaciones –públicas o privadas– a varios diputados y senadores cada día, al igual que a muchos mundanos a la pastelería de la entrada, que conserva desde el primer día.

Un restaurante, nacido del espíritu más europeístas ha terminado siendo uno de los mas castizos. Y todo gracias a Canalejas, que le invitó a apostar por los platos más nuestros. Desde entonces sus cocidos y caños son admirados por nativos y visitantes, aparte del exquisito servicio y la alta calidad de las materias primas que ofrecen. Todo sin perder la esencia de casa familiar. “Este negocio lo hemos transmitido de generación en generación”, comentó a Madrid no Duerme Mercedes Novo, su amable gerente.Carrera de San Jerónimo, número 8

Es uno de los lugares de Madrid donde parece que no pasa el tiempo. Tanto es así que en 1943 se celebró la llamada ‘cena de final de siglo’, en la que sus participantes iban vestido con trajes típicos del XIX y está prohibido hablar de cualquier tema de la centuria pasada. Propongo una nueva celebración de esta cena en 2009; sin poder hablar de móviles, ni Internet, ni Gran Hermano. Damas y caballeros: seria interesante. Eso sí, preparen la cartera porque los precios no serán del siglo XX, sino del XXII.

Anuncios

One comment

  1. Sé que suena un poco a topicazo…pero tuve la suerte de llegar a la residencia universitaria cuando ya habían terminado las novatadas aunque en una residencia con pequeñas pinceladas religiosas tampoco podían hacer grandes “putadas”.

    Lo que sí tengo el recuerdo es de una prima, cuando llegó a 4º curso de Medicina, que eran los encargados de dar la tediosa bienvenida a los novatos en San Lúcas, ver cómo se frotaba las manos mientras se vestía de diablilla y una amiga suya removiendo en una palangana un mejunge a base de harina, huevos podridos, vinagre, pimentón y qué se yo cuánto más.

    Seguidamente los novatos eran atados entre sí y en fila india y debían de recorrer un espacio de más o menos 3000 metros desde la facultad de Medicina hasta la de Derecho guiados por los alumonos de 4º, los cuales iban parando el tráfico y impregnando sus “adinerados” ropajes del mejunge anteriormente mencionado. Podreis imaginar donde acabó la ropa despues de la bromita.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: