h1

Vuelven las novatadas y los botellones a Ciudad Universitaria

octubre 4, 2009

Novatadas y alcohol en Ciudad Universitaria. Fuente: Madrid no duermePrincipios de octubre. Un año más cientos de nuevos universitarios llegan por primera vez a la capital. Aunque no lo sepan, muchos de ellos se quedarán en Madrid. De momento y hasta que el tiempo ponga a cada uno en su sitio, los ‘novatos’ se divierten en Ciudad Universitaria y alrededores. Todo este mes la zona de los colegios mayores de Metropolitano y Moncloa es un hervidero de hormonas desorbitadas. Chavales y chavalas de 18 años campan a sus anchas por el lugar, convertido en ‘campo de batalla’ juvenil.

Y es que la veintena de colegios mayores y residencias unversitarias que circudan ambas zonas se baten en un duelo no escrito para saber qué veteranía es la más original a la hora de novatear a los recién llegados. Así, se suceden desfiles de críos vestidos de alboroz o pijama (todo un clásico), que compaginan con diseños más elaborados. Disfraces y puteos, la mayoría benignos, que, en muchos casos, facilitan la integración de los benjamines, la mayoría procedentes de pequeños pueblos o ciudades que llegan a la gran capital por primera vez y con ganas de comerse el mundo.

No hay noche de principios de octubre que si circulas por el entorno delimitado por el oeste por la Avenida Complutense y por el este con Isaac Peral que no te encuentres con un grupo de novatos disfrazados a las órdenes de varios jovencitos con un espesor de barba superior. Las fiestas universitarias y del novato se suceden este mes, declarado non grato para el estudio y sólo apto para la borrachera, el botellón y el ligoteo.

En una pequeñas pinceladas, los botellones se concentran en un recinto del colegio Nuestra Señora de África y por los jardines de la Facultad de Ciencias de la Información, Medicina o el Paraninfo de la Complutense. El verjado del parque Almansa hace varios años, consecuencia de las macroconcentraciones etílicas, cambió de lleno la movida en la zona. Los botellones son ahora más disperos y menos masivos. Eso sí, el alcohol sigue corriendo por el Campus.

Los garitos de recién partido universitarios más transitados son Campus y Don Friolera (Avenida de Juan XXII), el clásico Iron (calle Beatriz de Bobadilla) y pubs como La Facultad y Knave (calle General Ibánez Ibero). Ya para más sibaritas tenemos Cats (calle Julián Romea), La Sal y Ricorda (calle San Francisco de Sales). Si apatece comer, lo más frecuentado por los casiveinteñeros son los bares La Llama (General Ibánez Ibero), Herjomar y Lekumberri (avenida Reina Victoria), entre otros.

Pero la fiesta, el cachondeo y el culebrón juvenil se localiza de verdad en los colegios mayores. Los hay míticos como el Chaminade o el San Juan Evangelista ‘Johnny’, que rivaliza con su vecino ‘El Negro’ (Fundación Empresa-Universidad) para saber quién prepara las mejores convocatorias, las más dulces sangrias y quien atrae a más chicas. Lógicamente, hablamos de colegios masculinos, que depositan sus esperanzas en los femeninos Santa María del Estudiante, Moncloa o Santa Mónica. Épicas son las ‘invasiones’ de este último por los chicos del vecino Loyola.

La misma partitura, con leves variaciones, se repite año tras año. Parte de la juventud más fresca de España llega a Madrid. Las calles lo notan. Empieza el curso universitario. La savia más joven recita estos días a Homero: “carpe diem quam minimum credula postero” (vive el momento, no confíes en mañana).

Anuncios

4 comentarios

  1. Sé que suena un poco a topicazo…pero tuve la suerte de llegar a la residencia universitaria cuando ya habían terminado las novatadas aunque en una residencia con pequeñas pinceladas religiosas tampoco podían hacer grandes “putadas”.

    Lo que sí tengo el recuerdo es de una prima, cuando llegó a 4º curso de Medicina, que eran los encargados de dar la tediosa bienvenida a los novatos en San Lúcas, ver cómo se frotaba las manos mientras se vestía de diablilla y una amiga suya removiendo en una palangana un mejunge a base de harina, huevos podridos, vinagre, pimentón y qué se yo cuánto más.

    Seguidamente los novatos eran atados entre sí y en fila india y debían de recorrer un espacio de más o menos 3000 metros desde la facultad de Medicina hasta la de Derecho guiados por los alumonos de 4º, los cuales iban parando el tráfico y impregnando sus “adinerados” ropajes del mejunge anteriormente mencionado. Podreis imaginar donde acabó la ropa despues de la bromita.


    • hoy en día las novatadas ya tienen unos tintes de sadismo que no es normal. Obligan a comer tierra, a beber el agua del suelo, se orinan encima de un novato, le retuercen los pezones, le golpean sin piedad o le dan bofetadas si no se sabe los nombres de sus veteranos.
      Son tintes nazistas de unos malnacidos que nadie parece querer evitar y que vienen disfrazados de la clasica broma.
      Por cierto el problema es nocturno y en el interior de los colegios mayores, lo del parque son pantomimas.


  2. Hay múltiples errores en el artículo, por ejemplo el Colegio Mayor Moncloa es un colegio masculino, y además ligado al Opus Dei, nada que ver con un colegio femenino…y el CM Loyola sí que es mixto y hace siglos que no invade nada..
    ael SAn Juan Evangelista (“Jhonny”), el chaminade y el negro sí que son mixtos


  3. soys subnormales todos niñatos mas ke niñatos



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: