h1

Plaza de los cubos: tarde de cine, noche de botellón

octubre 12, 2009

Un perfil de la plaza. Fuente: Sergio SánchezAunque se la conoce como la Plaza de los Cubos de Madrid, en ningún callejero de papel consta como tal. Oficialmente, esta pequeña plaza situada a unos metros al norte de la Plaza de España corresponde realmente a los números 3, 5 y 7 de la calle Princesa. Un pequeño mordisco cuadrangular a la majestuosa calle, en frente del Palacio de Liria. Unos grandes cubos de metal colocados al fondo le dan su nombre. Allí, unos edificios blancos y modernos recuerdan en cierta forma a la ciudad batmaniaca de Gotham.

Colas en una tarde de cine. Fuente: Madrid no duermeLos famosos cines Princesa, uno de los pioneros en Versión Original en la city, a los que se sumaron más tarde los Renoir (en la cercana calle Martín de los Heros), han convertido al lugar en uno de los emblemas cinematográfico de la capital. De hecho, no es difícil encontrar rodajes y presentaciones de películas en horas matutinas. Ya por la tarde el espacio cede al espectador, que acude a los cines en masa, y a los bares, cafeterías y restaurantes de comida rápida o lenta que se han forjado a su círculo.

Por la noche la tranquilidad es pasmosa hasta el jueves, cuando las primeras fiestas y discotecas de la sala Heinekein (antigua Arena) atraen a decenas de jóvenes que, en torno a los Cubos, empiezan a beber. Botellones ‘de baja intensidad’, como los denomina la Policía, pero de importante contaminación acústica. Adolescentes que en su mayor parte berrean cual ciervos en esta época con el fin de cortejar, entre copa y copa plastificada, a sus damiselas chonis. Peleas, discusiones y algunos botellazos que casi nunca llega a mayores se suceden.

La huella del botellón. Fuente: María Palacios Una situación que se repite y multiplica la madrugada de los sábados y los domingos. La apertura de las aledañas salas Low (electrónica) y Tropical House (música latina) facilita el roce, el cariño y la amargura etílica. Y es que las largas colas que genera la discoteca Heinekein cada fin de semana, que en ocasiones llegan hasta la propia Plaza de España, rebotan a más de uno, que prefiere hacer su propia fiesta y esperar a los que salgan sus amigos a las 7 de la mañana. La Plaza, entonces, confusa, intenta hacer honor a su nombre pero con hielos como forma geométrica más acertada y con cubatas como efímero símbolo.

Anuncios

One comment

  1. Estoy viendo que este artículo es de 2009. Hoy, en agosto de 2012, seguimos sin dormir los que vivimos cara a esta plaza. Es una auténtica vergüenza que la diversión de algunos se base en destrozar el descanso y la tranquilidad de otros, que se promocione como una plaza para divertirse, que nadie nos defienda de la terrible contaminación acústica, que aún con las ventanas cerradas a cal y canto a pesar del caloroso estival, no se pueda pegar ojo antes de las 6 de la madrugada., Ah, y los botellones no son ya los viernes y sábados, También miércoles y jueves. Así, los sufridos vecinos de la plaza, sólo dormimos tres días a la semana.
    Gracias por vuestra colaboración, mencionando el botellón como una forma más de divertirse en este sitio, gracias a la policía por defender los derechos de la gente a divertirse contaminando de un ruido infernal, que creo que no tendría gracias para ellos si no hubiera cerca gente intentando dormir (se trata de divertirse molestando lo más posible). A los demás, a los que vivimos en esta plaza, como somos unos delincuentes que pretendemos descansar, que nos zurzan.



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: