Archive for 30 noviembre 2009

h1

Morocco, el garito más absolutamente petardo de Madrid

noviembre 30, 2009

Si te gusta, colabora votando por Madrid no Duerme en el concurso ‘Un año, un post’

Muchas veces la actualidad fija los temas a tratar. Así pasó con los garitos donde irían las hijas de ZP o el auge de la tribu EMO tras la llegada a Madrid de Tokio Hotel. Y es que ahora mismo Youtube hierve con el vídeo de miss Alaska y la señorona Sara Montiel, dos viudas negras que unen sus cascadas voces en un videoclip llamado ‘Absolutamente’. En una de sus esfrofas, las mantis religiosas profieren: “Sarcático, irónico, por no decir patético. Y acabarás histérico, herido de muerte por tu propia espada. Aléjate y piérdete. Mejor, autodestrúyete. Tienes que afrontar que has vuelto a fracasar”.

Juzguen ustedes mismos y no dejen de reírse. Sí, no es de buen gusto descojonarse de una anciana de ochenta y tantos años. Pero nadie le obligó a grabar un videoclip moviendo los labios sin ton ni son y bailando con esos tacones no aptos para la descalcificación de huesos. Es lo que quieren. Y parecen que les gusta:

Pero no os vayáis a creer que esta música y similares petardadas del pasado no tiene un hueco en la noche madrileña. Las canciones más divinas de los 70 y 80 y hasta el ‘No cambié’ de Tamara la Mala se cuelan por las agujas de varios DJ todos los fines de semana. El más conocido fuera de circuito ‘trans’, tema sin desperdicio para otra ocasión, es el bar de Alaska. Sí, por si acaso no suena mi música, pues monto un bar y me lo garantizo. A escasos metros de la Gran Vía esquina con San Bernardo, en la calle Marqués de Leganés una generosa cola te avisa de que allí se cuece algo… y huele a quemado, como su top ten: Rafaela Carrá, Fangoria, Nancys Rubias, Marisol, Rafael, Camilo Sexto, Fabio Mc Namara y similar

Morocco, otrora local del rock y electrónica de vanguardia, ahora ha degenerado en todos sus aspectos, y no sólo los musicales. Un antro donde berrea todo el mundo las apestosas canciones tiene un pase unos minutos, pero toda la noche se vuelve insoportable. La sala, que debió contratar al mismo decorador glam que el vídeo de la abuela, es bastante grande, cosa que no se puede decir de los servicios, siempre en fila india. Su ambiente hortera se llena de despedidas/desperdicios de solteras, remilgados ochenteros y viejunos de espíritu y edad. Es cierto que es de los pocos grandes locales sin veinteañeros pokeros, lo que es de agradecer, pero la imagen morocca de recaurchutadas, viejos maricas y jovenes adultos en busca de rubias fáciles, arriba en la pista central, deja mucho que desear.

El llamado bar de Alaska abre los jueves hasta las 3 y los viernes y sábados hasta las 5.30 horas. Si vas pronto no habrá muchas ovejas en la puerta y te darán dos copas por diez euros. Más tarde será una copa por billete naranja. Adentro, entre ocho y nueve euros no te quita nadie por combinado. Y no se te ocurra pedir un Red Bull solo porque te clavan.

No sé si a los famosillos que dicen que van por allí les dejará de sorprender que los pinchadiscos se muevan más y se vistan de forma más estrafalaria que los asiduos al local. O se seguirán sentando en los cómodos sillones de los laterales, sin duda lo mejor del local. Ojo, si se topan con Saritísima, por favor, como en el Metro: cedan el asiento a las personas mayores. Y no la confundan, entre la humera y la pólvora que se genera a eso de las cinco de la mañana, con Miki Nadal. Porque en España, otra cosa no, pero la parodia es lo nuestro:

h1

Los indies nacen, crecen y también enferman

noviembre 27, 2009

Hace unos días Madrid no Duerme informaba de la presencia en la capital de Mando Diao. Lamentablemente, el grupo sueco no tocará en España. De hecho, ha suspendido toda la gira europea porque su cantante principal está enfermo. No sabemos si tiene gripe porcina o alguna enfermedad venérea fruto de las orgías que todos creemos que tienen con sus grupis. Lo cierto es que han pedido disculpas a sus fans y prometen venir en primavera. De momento, eso sí, la fiesta programada en la sesión Independance de la sala Dubai se mantiene. Pasará de celebración preparatoria a concentración de fans desgraciados por la noticia.

La semana va de indies, ya que los creadores del Independance Club anuncian, quizás abullados por las aglomeraciones que se generan en la calle Santa Engracia, han pillado una sala adicional, un lugar donde hasta ahora predominaba el petardeo. De hecho, hace unos días una compañera de trabajo, aficionada a la música de los 80 y al increíble bar Bukala (del que hablaremos próximamente) y al mítico Moroco, me comentó que el Club Yeyé, en el número 32 del Paseo Pintor Rosales, había dejado de ser lo que era… y ponían música de Los Planetas.

Aunque de momento mantiene el rótulo yeyé, el lugar se llama ahora New Indies Nights. Una multisesión que cada noche acoge nuevos sonidos desde temazos guitarreros, clásicos, remixes electrónicos, conciertos a primera hora, breaks, maximal, etc. Entre las fiestas, Blogger’s Day, Fashion Nation, Spinner Night, Babelia, Fight Club e Independance Reloaded, por ahora. Si por los nombres no te enteras, es mejor que vayas y lo veas. El horario, de jueves a sábado desde la medianoche hasta las 6 horas a ocho euros la copa y con entrada libre hasta las 2.30 horas. Después costará 10 euros con consumición.

Los creadores de la nueva sesión son tan heterogéneos que hasta piensan montar una noche sobre música electrónica de principios de los 90. Vamos, la máquina total de toda la vida, cuyo invitado especial y me la juego será Chimo Bayo. Pero no nos alejemos de lo indie. En el pasado post quizás minusvaloraba los otros garitos indies de Madrid. Pero haberlos, haylos, como el Nasti CLub, situado en el número 33 de la calle San Vicente Ferrer, el Fotomatón de la plaza del Conde de Toreno o en la joven sala Wurlitzer Ballroon, en el número 13 de Tres Cruces, entre otras más pequeñas.

Y mientras unos curan las heridas por la caída de Mando Diao, otros no se perderán en unas horas a los mismos estilosos Muse y su rock dramático. Famosos por participar en la banda sonora de la exitosa saga cinematográfica Crepúculo, llenarán mañana el Palacio de los Deportes. Fama de conciertos excitantes y enérgicos no les falta. Si vas, grábame unas imágenes y mándamelas porque de momento sólo tengo el videoclip y claro, no es lo mismo:

h1

Los indies de Madrid van al Independance Club

noviembre 24, 2009

Si te gusta, colabora votando por Madrid no Duerme en el concurso ‘Un año, un post’

Los detalles de la cancelación del concierto de Mando Diao y otras novidades sobre los indies de Madrid aquí

Hay fauna urbana que nunca ves porque suelen ir todos juntos a muy pocos sitios. Éste es el caso de los jóvenes indies de Madrid. Salvo la sesión Pop Room en la Sala Low de la Plaza de los Cubos, otros pequeños garitos en el centro y alguna que otra residencia semanal o mensual en alguna mítica sala, sólo les queda la sesión Independance Club en el número 26 de la calle Santa Engracia de Madrid. O acudir en masa, como hacen, a algún concierto de estos grupos de la escena independiente internacional, generalmente anglosajona.

Independance Club nació hace tres años y se movió en principio en la sala Bogui, situada junto al Clandestino y que el Ayuntamiento cerró por motivos difíciles de entender y por la presión de algún que otro vecinos respetado de la zona. Bien, pues luego pasó al antiguo Chesterfield Café. Por último, y desde tan sólo hace medio año llega a la sala Dubai, un espacio con un aforo de 600 personas y tres espacios interconectados.

Así, nos encontramos con una sala central a la que se accede por un pasillo que se vuelve meandro muy estrecho y clastrofóbico a ciertas horas de la mañana. En el centro, niñatos y adolescentes copan el lugar con los más modernos vestuarios indies, aunque nada fuera de lo normal. La sala de la izquierda la dominan puretas treintañeros, entre los que vemos rastas y algún que otro pijillo que se resisten a compartir habitación y cervezas con los jovencitos a la moda de los nuevos grupos independientes. Por último, en el fondo, incondicionales de todas las edades se pegan por tararear lo mejor que pueden las letras de las canciones, eso sí, con un acento muy spanish. El ligoteo y la mezcla se produce precisamente allí, en el fondo.

El repertorio del Independance está compuesto, entre otros, por Blondie, Franz Ferdinand, Interpol, The Spinto Band, White Rose Movement, The Cure, New Order, Primal Scream, The Flaming Lips, Phoenix, The Strokes, The Arctic Monkeys, Placebo, Libertines, Radiohead, The Morning Runner, Oasis, Kasabian, Depeche Mode, Stereophonics, Snow Patrol, Nada Surf, The Killers, Alkaline Trio, Kaiser Chiefs, The Automatics, Black Cab, The Legends, Gang of Four, Pixies, The Kinks, The Who, The Jam, The Clash, Pulp, Stone Roses, James, Blur, The Cramps, Billy Idol, David Bowie, Talking Heads, Iggy Pop, Charlatans, Suede, Siouxie, The Human League, Miffits, Ramones, Sex Pistols, Los Planetas, Babyshambles, La Casa Azul, Mika, My Bloody Valentine, New York Dolls, Battles, Black Lips, Facto Delafé, Lightspeed Champion, The Kills, Lori Meyers, The Raconteurs, The Ting Tings, y un largo etcétera.

La sesión más indie de la capital abre los jueves, viernes y sábados de 24 a 6 horas. La entrada varía, aunque no suele aumentar de los 10 euros, con copa incluida. O bien dos copas por 14 euros a la entrada, 8 cada una en barra. Nada mal, visto como se las gastan o, mejor dicho, nos las hacen gastar, en otros garitos. Además, si te apuestas en su página web y les dejas su DNI la entrada te sale gratis. Entre los inconvenientes están las largas colas que se forman a la entrada del local y también en su interior. La conclusión es rápida: los puertas no respetan el aforo máximo y atestan el local, algo muy peligroso en casa de incendio o abalanchas. No es raro algún desmayo, contusión, golpe o pelea a determinadas horas por culpa precisamente de las aglomeraciones.

Para este jueves 26, New Indie Night, con los hits de sus DJs Miki Ross, Dani Less y Oskar Destroy. Al día siguiente, la fiesta de la pegatina. Una ocasión para conocer a tu pareja o pegata ideal. Y el sábado, plato principal con la fiesta oficial del grupo sueco Mando Diao, que toca el próximo 2 de diciembre en la capital. Además, tal y como ocurrió el pasado sábado con la fiesta homenaje a The Muse, se sortearán muchos articulos del merchandising de la banda nórdica y entradas para su concierto, cañero como pocos:

h1

Por la peatonalización nocturna de Huertas

noviembre 21, 2009

Hace unos años la pequeña calle Huertas fue peatonalizada dentro del Área de Prioridad residencia del barrio de Las Letras. Luego otras calles como Montera, Arenal y Fuencarral y otras pocas más le siguieron. El resultado ha sido un éxito, ya que los peatones disfrutan más de la vía pública y los comercios de la zona se benefician de esta mayor tranquilidad. Menos contaminación y menos ruido son otras de las repercusiones. Las medidas que favorecen al peatón frente al coche siempre son acertadas, aunque el Ayuntamiento las utilice como una mera propaganda. En las pasada legislatura las calles peatonalizadas se contaron con los dedos de uan mano, mientras que para contar el número de kilómetros de túnel de la M-30 construidos y los millones de euros gastados y endeudados habría que ir acudir a un vagón de metro a la hora punta.

Preocupados por el lamentable estado de movilidad del barrio de Huertas, y ante la insuficiente peatonalización de la calle que lleva su nombre, en las noches de los fines de semana se hace ya necesario circular libremente y sin coches por los accesos a la Plaza de Santa Ana desde la Puerta del Sol. No es posible que las riadas de personas que cada fin de semana van y vienen de la zona tengan que lidiar, cual sanfermín cualquiera, con decenas de vehículos que se cuelan en la ratonera. Ni que decir tiene que la situación para las personas impedidas o minusválidas es aún más penosa.

Calles estrechas, llenas de bares con porteros en la puerta, con filas de personas esperando, con gente entrando y saliendo. Vías con borrachos haciendo eses, otros simplemente el payaso, guiris desinhibidas, relaciones públicas dando flyers e intentado captar clientes. En fin, una maraña de personas en movimiento y en pequeños círculos paradas, una situación totalmente incompatible con la libre circulación de cualquier coche. A pesar de todo, los siniestros de tráfico son escasos por la ínfima velocidad a la que puedan llegar los coches. Eso sí, las broncas entre peatones y conductores se suceden y a veces llegan a las manos.

Una vez más los taxistas pondrán el grito en el cielo porque no puedan llevar a sus clientes a las mismas puertas de las discoteca. Basta que sepan los propios usuarios que si les dejan en la plaza de Canalejas tardarían menos andando o haciendo el pino que el mismo trayecto en taxi. Territorio vedado también para la cantidad creciente de jovencitos que utilizan el coche y sus amplificadores para pasearle por el barrio atrayendo a las féminas con la música más in del momento. Chulitos de playa, pero con coche en vez de cuerpo que lucir y con tunning en vez de personalidad que aportar.

La concentración humana y, por tanto, la prioridad de peatonalización, se centra en las calles de la Cruz, Núñez de Arce, Príncipe y Echegaray. Quizá no hay tantas modernillas tiendas de ropa como en Fuencarral o no tengan el renombre de Arenal o el efecto propagandístico de Montera, pero son el espejo de lo que más tarde transmitirán los miles de turistas que cada año visitan la ciudad. Porque no nos engañemos, señor alcalde, no sólo van al Museo del Prado, al Retiro o hacerse fotos por Gran Vía. Por la noche no faltan a la cita, y así se nota, de las cervecerías y garitos de la zona de Huertas.

h1

Madrid Cool Night, el festival de la patronal del ocio

noviembre 18, 2009

Los dueños de los bares y discotecas de la capital están mosqueados. Las repercursiones de la muerte de Álvaro Ussía y la crisis, sobre todo la crisis, que incita a salir menos y a gastar menos, tienen la culpa. En vez de bajar el precio de las copas y de las entradas de los locales, que es lo que deberían hacer, así como mejorar su simpatía en la puerta, dejarse de moñeces y apostar por una música más heterogénea, la Asociación Madrileña de Empresarios por la Calidad del Ocio (ECO) organiza la semana que viene el festival ‘Madrid Cool Night’, una iniciaitiva en el que participan más de 200 artistas en un total de 50 locales.

En el festival caben conciertos rock y música en directo, flamenco, jazz, sesiones de clubbing, espectáculos de magia y humor, exhibiciones de coctelería, así como las más diversas propuestas de cocina y restauración de vanguardia, a través de locales de ocio como discotecas, bares de copas, clubes de jazz, tablaos flamencos, locales de conciertos y restaurantes. ECO pretende así revitalizar los locales de ocio, la calidad de sus propuestas y la importancia de la vida nocturna en propios y turistas. También ha programado el 4º Simposio de Actividades Lúdicas y Recreativas llamado SALYR.

Aquí van muchas de las propuestas de Madrid Cool Night, interesantes, diversas pero con poco margen a la entrada libre.

LUNES 23: Show del Doctor Resaca en el pub Bravatta (Centro Comercial Burgo de Las Rozas)

MARTES 24. 21.30 h: En la sala Clamores concierto de Bob Sands Big Band por 10 € (estudiantes 5). En la sala La escalera de Jacob, Humor y Magia ‘Muy de cerca’ por 12 €. 22.30 h: Monólogos de la Paramount Comedy en la Joy Eslava por 6 €.

Sesión AREIA: DJ Natalia MargóMIÉRCOLES 25. 20.30h: The Horrors toca en la Joy Eslava por 22 €. 21.30 h: En el restaurante Barriga Llena gratis música mejicana en vivo (también el jueves). Olga Román por 10 € en la Sala Clamores. 22.30 h: En la escalera de Jacob ‘Parrillada’ de cómicos como Dani Fontecha, Víctor Tejera y Manu Kas por 10 €. 23 h: En el local Areia de la calle Horteleza pincha Lady Margo. Entrada libre. En la sala Keeper fiesta brasileña y gratis. A las 23.55 h: Fiesta ‘Bid Wednesday. Welcome to hte Jungle’ en Pachá. Entrada con consumición 15 €.

JUEVES 26. 21 h: Concierto en Naive New Beaters en la sala Heinekein por 14 €. 21.30 h: La sala Clamores acoge el evento ‘Jam Movida Brasileña’ por 10 €. 22h: En la sala T (calle Claudio Coello, 116) Noche Auténtica de los 80. 22.30 h: Toca Black Ligth Gospel Choir y Brabenders por 8 € en la sala Taboo. En la Escalera de Jacob actuación cómica del grupo Mendigando Amor por 10 €. 23h: Actúa gratis en el pub Caravan el grupo Red House y el Gran Wyoming. 23.55 h: En la Joy Eslava fiesta con DJ Sake por 15 euros o entrada libre hasta las 1.30 horas con flyer. 23.59h: En el Club 7, en Callao, se darán cita grandes de la electrónica. 12 € dos copas hasta las 2.

VIERNES 27
. 22.30 h: Sesión de mentalismo ‘La Esfera cuántica con Lúxor’. 23 h: En la cervecería Irish Rober (y también el sábado) tocará el pop-rock irlandés The Colonials. Entrada libre. En el local Hoyo 19, en la calle Alcalá, presentará su disco Pánico Speed por 7 €. 1 h: En la discoteca 8 y medio tocará Luiliminili vs Smart.

SÁBADO 28. 21 h: En la sala Moby Dick tocará Skejby y Diecisiete (rock danés y grupo revelación madrileño) por 6 €. 22.15 h: Realtos Eróticos con Victoria Siedlecki por 10 €. De madrugada la sala Elástico dos salas y dos ambientes. Entrada libre antes de las 2, reducida al cierre. Mismo horario y precio en la sala Dark Hole XIII Aniversario. Actúan los góticos Mortis y Davi Akelarre.

DOMINGO 29
. 19.45h: La escalera de Jacob cierra con la comedia de Ignatius Farray por 10 €. 23.59h: En la sesión Week-end, referencia electrónica de la noche de los domingos en la capital pone la guinda al festival Madrid Cool Night.

h1

Álvaro Ussía, el crimen que cambió la noche madrileña

noviembre 14, 2009

Un sábado como el de hoy hace un año un adolescente de 18 años llamado Álvaro Ussía moría tras recibir una paliza propinada por varios porteros de la ex discoteca cool Balcón de Rosales, situada junto al Teleférico madrileño. No era la primera vez que unos puertas golpeaban a un cliente o se tiraran encima de él como si fueran unos matones. Pero en esta ocasión el chico murió aplastado. Un joven que además era muy querido por sus compañeros de un prestigioso colegio madrileño, que se movilizaron rápidamente para denunciar tan vil homicidio. La prensa reaccionó rápidamente. Juventud, alcohol, muerte, noche y porteros era un cóctel demasiado explosivo para no indigestarse.

alvaroussiaLos políticos, como de costumbre, reaccionaron en caliente y tomaron medidas urgentes, lo que reflejó, una vez más, su desconocimiento de la vida nocturna madrileña. Y es que no la conocen y no quieren entender. Este blog precisamente nació como una ventana que airea lo que pasá cuando en las calles cuando la mayoría duerme y cuando los políticos se duermen en los laureles. Por supuesto que ellos salen, pero a sus restaurantes elitistas, estrenos invitados de obras de teatro y nada más pagano. No se les pide que conozcan de cabo a rabo los vericuetos de la noche, pero al menos deberían encargarse de saber cómo se mueve.

A raíz del caso Ussía, el Gobierno regional, mejor tarde que nunca, impuso que los porteros pasasen un examen teórico y psicológico para poder ejercer. Además, en una medida muy acertada, prohibió que tuviesen antecedentes penales. En los dos exámenes celebrados hasta el momento casi 3.000 personas han conseguido la acreditación. Otra cuestión es que sean muchos más los que cada noche trabajan en la puerta de garitos y discotecas sin el correspondiente carné y los que continúan discriminando, tratando groseramente y chuleando a los potenciales clientes con total impunidad.

Más controvertida fue la posición del Ayuntamiento de la capital. Tras la muerte de Ussía, Gallardón empezó por cerrar el Balcón de Rosales, una local que tenía en su haber más de 50 denuncias de mal funcionamiento de todo tipo o incluso una orden de ciere que nunca se llegó a ejecutar. Los medios de comunicación destaparon el desastre administrativo en la gestión de las denuncias y de las licencias de actividad de las discotecas (caso Guateque bis). Y el alcalde, poco amigo de las modernas y no tan modernas formas de diversión de la plebe, precintó locales tan míticos como La Riviera, But, Moma, Ananda o Macumba, entre otros. La jugada fue tan precipitada y prejuiciosa que esta última macrodiscoteca volvió abril una semana después tras una resolución judicial.

Madrid se había quedado sin La Riviera, una de las pocas salas de conciertos con las que hoy cuenta la capital. La caza de brujas había comenzado. Cada semana se conocía el cierre de un nuevo pub por cualquier deficiencia, conocida anteriormente, pero ejecutada curiosamente ahora. La Policía empezó a entrar en los garitos, a pedir los papeles, a controlar con más exhaustividad los horarios y a tocar aún más los cojones a dueños y clientes. Incluso, los espabilados de la SGAE aprovecharon la ocasión y accedieron a algunos clubs para controlar si lo que pinchaba el DJ era legal. En fin, un certero golpe de fuerza a la noche, que entró en parada cardiorrespiratoria en los últimos meses del año pasado.

heaven2Para colmo de males, en enero un portero y un joven relaciones públicas de la sesión Heaven de la sala Palace fueron acribillados a balazos en plena puerta del local, crimern relacionado con las mafias búlgaras que controlan precisamente la seguridad en este tipo de sitios. La presión era tanta que se vio la primera manifestación de porteros de discoteca de la Historia. Pero la la cosa no acabó ahí, ya que un mes después una redada, de las varias que se pusieron entonces en marcha, acabó con la detención de más de 30 personas por diferentes delitos y varios kilos de coca, hachis y popper requisados en la misma sala Palace que, lógicamente, acabó chapada.

Tras un invierno negro, la sociedad civil comenzó a reaccionar. La falta de control y seguridad de los establecimientos de ocio nocturno no la podían pagar los ciudadanos normales, ávidos de música y diversión. Así, se crearon diferentes plataformas para defender el estilo de vida nocturno pacífico y sin altercados, una noche madrileña variada, segura, más barata y con espacios suficientes para la música y la cultura. No se resistían a quedarse en casa los fines de semana y una necesidad muy demandada no sólo por los jóvenes, sino por los turistas que visitan la ciudad. A día de hoy, aunque la mayoría de las salas clausuradas consiguieron volver a abrir, continúan en esa batalla. Las consecuencias de la dramática muerte de Álvaro Ussía dieron un duro golpe a la noche, pero quizá tamibién abrieron una senda para que los políticos conocieran los problemas de la noche madrileña y entendieran la importancia de revitalizarla. Así sea.

h1

Sidonie y Vetusta Morla, fin de gira en Madrid

noviembre 11, 2009

Por el enviado especial de Madrid no Duerme Raúl García Serra

Revive con Raúl una GOA en Fabrik. También puedes seguirle en su blog, con interesantes inquietudes personales, pinchando aquí
——————————————————————————————————————
Pasado fin de semana. El centro de la ciudad respira aires de concierto. Los bares próximos a la calle Arenal están repletos y la expectación gira en torno a la Sala Joy donde en unos minutos tocará el grupo Sidonie. Los de Barcelona, Marc Ros, Axel Pi y Jesús Senra, acaban de tocar en Valencia y ahora es el turno de incendiar Madrid antes de trasladarse a Londres.

Nunca les había visto en concierto y tenía muchas ganas. Además, los fans de Sidonie sabemos que se trata de un grupo muy controvertido, que no ha recibido mucho cariño en la capital, que son chulos, atrevidos, descarados, juerguistas, trasnochadores y, en definitiva, unos golfos. Detalles que dejaron ver en el escenario cuando, entre canción y canción, se hincaban los cubatas o brindaban con chupitos repartiendo los sobrantes entre el público animadísimo y entregado al máximo.

sidonieCon unas cañas encima (recomiendo la Taberna ‘Quitapenas’, en calle Postas, 15) fuimos directos al concierto. Público de toda España: alocados grupis los de primera fila, más tranquilos los del fondo y alguna que otra cara famosa en la primera planta (como el guitarrista de Amaral o Trancas, al que seguramente le faltó Barrancas, de El Hormiguero), todos coreaban el ‘Incendio’, ‘Costa Azul’ o ‘Bohéme’. Así hasta alcanzar ‘Fascinado’ y ‘On the sofa’, que hicieron las delicias de los más puretillas. Sí, esos que dicen: “Cuando vosotros estábais chupando de la teta yo ya escuchaba a los Sidonie en inglés’, los mismos que no aceptan que al decidir cantar en castellano han triplicado su público.

Las cervezas dieron paso a los pelotazos y, mientras sudábamos cantando, los protagonistas nos dejaron sorprendentes anécdotas, como cuando Marc nos sentó a todos y se bajó entre el público a cantar ‘Giraluna’, momento que aprovechó para hacerse fotos mientras todos sacaban su móvil para inmortalizar tal hazaña. Quizás él no lo sabía, pero se acababa de ganar a todos. Los poco más de 20 euros que costó la entrada ya habían merecido la pena.

vetustaEl viernes le tocó el turno a los de Tres Cantos. El grupo Vetusta Morla, que decidió cerrar su gira en Madrid en los garitos donde empezó todo (El Sol, Caracol, Café La Palma, Joy y La Riviera), colgó el cartel de ‘no hay entradas’ en esta última sala. Pero como siempre, antes de entrar, unas cervezas. En este caso, el lugar obligado es un bar gallego que hay al otro lado del puente sobre el río Manzanares. Se llama ‘El Chacón, el Mesón del Lacón’ y está en la calle de Saavedra Fajardo (se llena los días de concierto).

Repleto como nunca, antes de comenzar el concierto, un alegato: “Qué alegría volver a La Riviera. Hola a todos, hola palmera que, por cierto, a ver si un día te talan”, dijo el cantante Pucho refiriéndose a la palmera que se erige en medio de la sala y que no es el primero que desea arrancar. Más fríos y distantes que los barceloneses, los Vestusta Morla supieron ganarse a una buena parte del público que coreaba sus temas. Seguramente para muchos era su primer concierto; a otros, sin embargo, se les veían incondicionales. El resto, estaban ahí. Repasaron ‘Un día en el Mundo’, su único disco, de cabo a rabo, y cantaron algunas letras nuevas que, seguramente, incluirán en su segundo compacto.

Lo bueno de Vetusta es que gustan a todos, veinteañeros y treintañeros principalmente, pero también cuarentones y algún que otro adolescente. Es el buen rollo escenificado y canciones como ‘Copenhague’ lo demuestran. Otras, como ‘Sálvese quién pueda’, ‘Valiente’ o ‘La cuadratura del círculo’ son capaces de levantar a un muerto de su tumba. Y el viernes, los que allí estuvimos, estábamos de todo menos muertos.