h1

Nochevieja en Supermartxé

diciembre 11, 2009

Con la colaboración especial para Madrid No Duerme de Vanessa Bazán

Conocidos ya los cotillones de la A a la Z, es hora de hablar de alguna macrofiesta de Nochevieja. Grandes discotecas acogen grandes celebraciones. Éste es el caso de Supermartxé, el 31 de diciembre de 2009, en Fabrik. La sesión, una de las más reputadas de Ibiza en verano, desembarca en la capital de octubre a mayo. Para hacernos una idea del espectáculo nos retrotraemos a la Reentré de la fiesta a finales de octubre:

Llegar a Fabrik no es fácil. En cada fiesta Supermartxé contratan un servicio de autobuses para trasladar a todos sus incondicionales a un módico precio de dos euros. Eso sí, se prohíbe que transporten bebidas, salvo agua. Así les obligan a que las consuman dentro, a un precio ya no tan apetecible de 9-10 euros la copa. Por eso, como en todas las fiestas Fabrik, cientos de jóvenes utilizan el aparcamiento en improvisado botellódromo. Litros de alcohol y otras sustancias corren por las venas de los fiesteros antes de entrar a la discoteca más grande de Madrid.

Sus espectáculos están llenos de acrobacias con motos y bicicletas en el aire, mientras vari@s gogós animan las fiestas, con megatrón y una música envolvente y muy happy. Los baños dejan paso al buenrrollismo de la pista, ya que una vez más, están repletos y concentrán a todos los que van a cargar y a descargar. En los reservados, parejas en plena fogosidad dan la nota en los sillones que rodean la pista central, juegos de niños comparados a la sesión Pornostar de finales de noviembre. Las escenas sexuales reales estuvieron presentes y se repetieron en todas sus variantes. El público, también heterogéno, entre pokeros, juanis, bakaletas, modernos, gays y universitarios, que pagan, encantados, los 35 euros de forma anticipada o los 40 o algo más en la puerta.

En Nochevieja, Supermartxé abre sus puertas prometiendo pantallas de leds, láser show con 7 multicolores, motores, ascensores hidráulicos, cañones de confeti (que dejan el suelo hecho una pena), globos, performances, speaker en directo, vocalista de excepción y conexión en directo con otras fiestas Supermartxé en el mundo: Ibiza, El Cairo, Londres, Bruselas, Miami y París, entre otras. El precio a día de hoy se sitúa ya por 36 euros (sólo una consumición), aunque aún quedan casi mil entradas por cubrir. Y unos consejitos para que a nadie se le atraganten los churros de Año Nuevo: los autobuses atestados de gente impiden que el regreso sea rápido y cómodo. Lo mejor, si coges el coche, es que alguien no beba y conduzca, porque los controles policiales están garantizados en las salidas. Y si eres tía, llévate unas zapatillas en el bolso, porque los tacones entre tanto confetti, baile y megatrón se quedan pegados al suelo.

Anuncios

One comment

  1. Esto es una fiesta y lo demás tonterías



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: