Archive for the ‘Actualidad’ Category

h1

Fiesta is Madrid….. ¿How?

mayo 10, 2010

Esta mañana el consejero de Economía, el concejal del ramo del Ayuntamiento y un representante de Empresarios por la Calidad del Ocio, es decir, los dueños de los garitos de noche, presentaron una iniciativa llamada ‘fiesta is Madrid’ con el que quieren exportar el concepto de fiesta y la “nueva movida madrileña” a varios países de Europa con fiestas temáticas para promocionar el turismo y lo que hay por aquí.

El lema ‘fiesta en madrid’ es bastante simplón y cutre, años luz de otro tipo de publicidad ‘Mad in mad’ o ¡madrid! que tan buenos resultados está dando. Pero formalidades aparte, lo importante es el cinismo y la hipocresía que derrochan los políticos municipales respaldando una iniciativa que consiste, no sé si se han interado, en vender en el extranjero el ocio nocturno madrileño, señores. La de arena es que los mismos que ponen dinero para esto se dedican luego a meter mano discotecas como El Nasti, acosar con visitas a todas horas a cientos de locales o discotecas o imponer decenas de multas y cierres de pequeños garitos.

No voy a entrar en sí dichas sanciones se ajustan o no a derecho o a la normativa de turno, lo que no cabe duda es que la campaña de acoso es una realidad desde que era alcalde ese señor que no para de sonreír llamado Álvarez del Manzano. Pero la cosa ha ido a más, sin duda, con Gallardón después de la muerte de Álvaro Ussía. Y mientras ellos tienen sus guateques, y nunca mejor dicho, nosotros tenemos que estar dando vueltas a partir de las 4 de la mañana en busca de un mísero garito que abren. Hasta si cobran te da igual.

Ahora quieren en dinero de los guiris, aún más si cabe, pero siguen sin ofrecer garitos diversos y de calidad. Lo que quieren es que se vayan a la Joy o similares, tal y como se desprende de la campaña de promoción. Todos unidos para el mismo objetivo, el de siempre. Aunque se lleven mal o se peguen. Así se vio en la rueda de prensa de esta campaña, en la que Beteta iba a lo suyo con el IVA, el presidente de los dueños de los locales vendía a los guiris una nueva movida madrileña para ver si cuela, mientras el concejal Villanueva denostaba precisamente que se identifique a Madrid con esa época. De aquellos polvos vienen estos lodos, querido concejal.

Pero vamos, no se preocupen… Mientras en las ruedas de prensa no haya nadie que levante la voz y pregunte por el cinismo de determinados proyectos todos seremos felices y comeremos perdices.

h1

Cierra El Clandestino

marzo 6, 2010

Pincha aquí para conocer cómo era la cueva clandestina

Hola a todos de vuelta. Los exámenes y otras circunstancias personales alargaron mi ausencia bloguera más de la cuenta, pero ya estoy de nuevo aquí. Y con una mala noticia, El Clandestino, uno de los garitos más chulos de Madrid, cierra. Como siempre en este tipo de casos, las contradiciones y el oscurantismo no permiten conocer, de momento, las causas. Dicen que quieren renovarse, pero otros hablan de la larga mano del Ayuntamiento, que ha amenazado al bar con multas a petición del dueño del edificio. Pasó lo mismo hace unos años con el bar de enfrente, el Boggy Jazz, un clásico en este género que tuvo que cerrar. A este paso tendremos que ir a hacer botellón a las puertas de Gallardón, como hacen los agentes municipales por su conflicto colectivo…

RIP

RIP

Sea como fuera, cierra y cierra hoy, sábado 6 de marzo, como ya avanzó DJ Nilo hace un mes con un comentario en este blog. Por muchos años recordaremos esa pequeña cueva llena de velas donde no se veía casi nada al entrar, salvo un humareda tremenda, olor a porro y sudor y un tipo con rastas al fondo animando el cotarro. Tras lo dicho, todos podéis imaginar que el garito no era apto para pijos, pero su mezcla racial: españoles, guiris y latinos, junto a su música diferente lo hacían único. Un pedazo de todos se queda allí, como comentaba hace un tiempo el buen amigo Sergio en su agredecida referencia a este humilde rincón.

Lo positivo es que Nilo sigue dando guerra. Quiere llevarse el espíritu clandestino a otros lares. Como ya avanzamos, el cubano toca los viernes en La Consentida, un garito erótico situado en la famosa calle Barco. Pero la noticia es que comenzará a pinchar dentro de unos pocos sábados (en teoría el primero el 27 de marzo) en el COPPOLA, en la calle San Hermenegildo número 7, muy cerca de la calle San Bernardo. Dará que hablar y habrá que estar allí para verlo.

De momento, esta noche los amantes de El Clandestino le dedicarán un último adios vestidos todo de negro y bailando al ritmo que siempre gustó, como refleja una de las últimas fiestas. Súbete el volumen y préndelo:

Por cierto, un saludo a María y a Raúl por estar ahí tan pendientes del blog y a Mari Carmen por sus ánimos.

h1

Alicia expulsada del Patio de las Maravillas

enero 6, 2010

Si te gusta, colabora votando por Madrid no Duerme en el concurso ‘Un año, un post’

Me enteré por Alicia del desalojo del Patio Maravillas, la casa okupa más importante de Madrid en los últimos años. Pero, qué se movía por allí, os preguntaréis. Gente, mucha gente. Ése era el problema y quizá sea la solución del Patio. Decenas de personas entraban y salían continuamente de esa casa, situada en la calle Acuerdo de Madrid, en lo que ahora unos llamamos Malasaña, otros barrio Universidad y los más viejos el barrio de Maravillas. Por eso la casa desalojada llega este nombre. Allí unos dormían, otros realizaban talleres, otros simplemente iban a tomar algo, a escuchar música o a fumar porros en pleno centro de la city sin que nadie les tocaran las narices.

La denuncia judicial que provocó el desalojo la pusieron los propietarios del inmueble que, por lo que se ve, querían convertir la antigua escuela situada en el edificio okupa en una zona comercial. El dueño ha conseguido sólo lo primero, pero lo segundo ya no. Gracias al fuerte respaldo popular y conociendo que sus moradores no son los radicales de otros espacios okupados, el Ayuntamiento de Madrid ha prometido a los okupas que no recalificará el suelo, por lo que el inmueble deberá ser utilizado como recinto educativo o permanecerá vacío, como ahora, a riesgo de que vuelvan a entrar nuevos okupas, mendigos o lo que sea.

Por otro lado en toda esta historia están los vecinos. Los de verdad, es decir, los que dan ventana con ventana al Patio, que manifestaban estar hartos del trasiego. Hoy respiran más tranquilos, aunque siempre han negado ‘por lo altini’ que ellos no luchaban contra la okupación en sí misma, sino contra la suciedad, los ruidos y la inseguridad que generaban sus locos vecinos. Repetimos, decenas de personas, muchos de ellos con perros y flautas, llamando a la puerta a cualquier hora, dando portazos, meando en sus portales, bebiendo, gritando, consumiendo drogas y alcohol día sí y día también. Y eso, por mucho que intentaron ‘erradicar’ los responsables de la casa Maravillas, ocurría frecuentemente. ¿Se le fue de las manos el proyecto? Quizá, por lo menos eso es lo que opinan desde las instituciones municipales, inundadas a quejas vecinales.

Luego hay otros ‘vecinos’ que están de acuerdo con el Patio, aunque no vivían cerca. Ecologistas, ciclistas, antisistemas y entidades sociales lo apoyaron porque su labor colectiva era intensa y positiva, con decenas de talleres gratuitos de todo tipo, cineforum y también, no vamos a negarlo, un bar ilegal y clandestino en su interior con el que se autofinanciaban. Mi amiga Alicia era una de sus usuarias. Llevaba allí a sus amigas de Erasmus, cansada de que le dijeran que en Roma había cientos de divertidas casas okupadas. Un día con unas, otro día con nuevo juppies modernetes o bohemios con profesiones liberales se mezclaba allí los fines de semana hasta las tantas con rastas, hippies, punkis y antiglobalizacioneros, unas veces a ver conciertos, a tocar timbales, otras a participar en espectáculos varios, otra fuente clara de conflictos en el barrio.

Ahora parece que la pelota está en el tejado de Gallardón. Mientras, los expulsados del Patio de las Maravillas dicen que seguirán okupando, y así lo han hecho ya, para seguir su labor. También comentan que la concejal de Urbanismo, Pilar Martínez, se comprometió a darles cobijo antes de Navidad, conociendo con el inminente desalojo. Trámites burocráticos de por medio retrasarían esta acción durante varios meses pero, en caso de ponerse en marcha, sería de las primeras veces que una institución negocia con unos okupas para que, desde la legalidad, continúen desarrollando actividades en beneficio de la comunidad en un espacio municipal cedido. Si llega el caso, la filosofía okupa, fiel a sus principios, ¿aceptaría dicha ayuda? En este caso el pelotari no llevaría traje ni corbata… Sin embargo, Alicia no lo ve claro:

h1

Un año, un post: Caminando por la Gran Vía

diciembre 31, 2009

Graniza en Madrid. Ha caído la tarde y la gente se refugia en los soportales de tiendas y edificios. Quedan pocas horas para acabar el año. No pasará a la historia como el mejor, las hemerotecas no lo recordarán con especial cariño. Crisis, paro, corrupción y muerte de Michael Jackson. Confío en que en interior, muchos guardéis pedacitos de 2009 positivos para compartir con los demás. Anécdotas de un viaje, una ciudad, una persona, que aporten una sonrisa al año que termina. Todos queremos creer en 2010 mejor. Será por su rotundidad, por su redondez, por su sonoridad. Será por qué cierra un década marcada por terribles atentados. Veremos y contaremos que será.

Y bajando a las cosas mundanas, locales, incluso banales, de esas que mayoritariamente trata este blog, MMX será, ante todo, el del centenario de la Gran Vía, la calle más ‘chula’ de Madrid. Y es que las mejores rúas de España nunca han necesitado nombres de afamados científicos y políticos para ser tan majestuosas, vivas, dinámicas y canallas como la Gran Vía. Por ella glorias rotas acechaban noctámbulas y viajeros insomnes amanecían, como rezaba un acrónimo grafitero de la época de los 80.

Pido perdon si he caído en la nostalgia. No era mi intención. Más bien apuesto por todo lo contrario. Pisamos de lleno el siglo XXI. Es la hora de participar y dejar de venerar el Madrid de otras épocas y otros saraos. Quizá de viejo opine lo contrario, pero nunca he idolatrado al pasado. No me gusta y no es lo que que quiero para los demás ni para la ciudad. Prefiero el presente. Ser protagonista de tu propio tiempo, como lo fueron nuestros padres y como se lo negaron ser a nuestros abuelos. Lá decada se abre para nosotros.

Hoy toca cenar en las traseras de la Gran Vía, pero en las desconocidas, en esas que dan a Sol, ahora desangelada y más tarde apretujada. El granizo se ha tornado en lluvia, azuzada por un viento helador. No sé que pasa. Desde hace unas semanas un tiempo centroeuropeo muy perro ha invadido la ciudad. Pero tarde o temprano los nubarrones de 2009 desaparecerán para iluminar 2010. Eso espero. Feliz año.

VotarVotos participante1 año en 1 postVotarVer otros participantes
h1

Cenas de Navidad, pocos búhos y taxistas cabreados

diciembre 17, 2009

Arranca un fin de semana lleno de cenas de Navidad y de empresa por las calles de Madrid. Mucha crisis, pero las ríadas de gente siguen lanzándose a la calle, haga frío o calor. Y aunque este tipo de celebraciones son un clásico, en esta última década han crecido como la espuma. Hoy en día, parece que uno no es nadie si no tiene cuatro o cinco cenas diciembreras con amistades y compañeros de curro. Los señores de la restauración lo saben muy bien e inflan un poquito más los precios del menú en estos fechas. Un reciente estudio de la asociación de hostelero de ‘La Viña’ señala que el comensal medio pagará entre 35 y 50 euros este año. Si tú eres de los que pagas menos, que sepas que otro pringado en otro punto de la city está abonando la diferencia.

La dichosa crisis perjudica al usuario. A menos cestas, menos jamones, más paletillas, menos vino y más sidra. Y claro, también menos cenas pagadas por los jefes. Que cada uno acoquine lo suyo y punto. Éste es el espíritu navideño, el compartir, pero sólo gastos. Luego hay que enfrentarse a la cuestión de aguantar a los jefes, sus chistes y sus gracias. Un tópico, en muchos casos porque al final cada uno se monta sus corrillos y punto. Si al final son ellos los que tiene que integrarse, o por lo menos intentarlo. La solidaridad entre los trabajadores se consigue mucho más fácilmente, precisamente a base de muchas quejas comunes.

Colas en Morocco, el local más absolutamente petardo de Madrid

Y entonces es cuando empieza el problema. ¿Dónde va tanta gente junta, que casi nunca sale de fiesta junta, y que tiene gustos diferentes? Normalmente, entre esperar a fulanita, acompañar a menganito que siempre quiere irse el primero y decidir dónde entrar se va media noche, y a la intemperie. Decidido el lugar, lo normal en el centro en esta época es que el garito esté lleno, haya colas largas colas (como las de la foto en el Morocco) y/o te cueste un pastón la entrada. Mientras, otros cuantos se perderán por el camino o se irán intencionadamente a otro local más afín. Una vez dentro, aglomeraciones y abrigos en la mano. Después, una copita… y a bailar. Como en todo grupo humano de esta generación 2.0, siempre habrá una persona (mujer) que se encargará de retratar todos los movimientos de la noche. No hay escapatoria, van a inmortalizar las estupideces propias y ajenas, visto así, todo un consuelo. Y además, ya no hay que esperar a después de Reyes para la vergüenza. Con Facebook y Tuenti las tienen en directo.

Llegan las tantas de la madrugada y se acaba el encuentro. Pero en Madrid, sobre todo en este fin de semana previo a Nochebuena, la aventura continúa en la calle. Si tienes la suerte de vivir cerca, lo recomendable es ir andando a tu casa esquivando, eso sí, los borrachos, las putas, los chinos, los niñatos y los entrajetados ya sin corbata que deambulan por la Gran Vía. Un nimio problema si lo comparas a la ruta del que vive en un barrio alejado. Una opción para sibaritas o números primos son los taxis. Hay que tener en cuenta que el centro es una ratonera (Madrid es de las pocas ciudades europeas con atascos nocturnos) y también que están cabreados, muy cabreados últimamente. Vamos, que tras los piquetes y la huelga salvaje de este jueves, pueden morder y contagir su rabia neardental.

Entonces, sólo nos quedan los búhos. Rápidos y eficientes en otras épocas del año, se convierten estos días en toda una ratonera. Llegados a Cibeles, los mismos montones que había flanqueado el que antes se fue andando se apostan ahora en las paradas de los autobuses nocturnos. Cuando llegan, nadie respeta nada y la ley del más fuerte o la del más caradura es la que rige. Así, peleas, gritos, pisotones, disgustos para tomar un trayecto claustrofóco, lento y desagradable.

Adoro los búhos, pero recomiendo esperar la apertura de Metro, ya que sigue cerrando uno de las noches de los fines de semana con las calles más concurridas del año. Esta conclusión, fruto de la observación continuada en el tiempo y no de la estadísticas, es otra de las cuestiones que no han llegado aún a la mesa del Ayuntamiento y eso que se gastan miles de euros todos los años en recopilar datos y hacer anuarios. De otra manera no se entiende que el servicio de búhos no aumente sus frecuencias y vehículos. Otras veces invito a los políticos a que salgan a la calle y escuchen. Esta vez lo tienen más fácil: abran la ventana del Palacio de Telecomunicaciones y vean.

h1

Ohm, los bajos fondos de la nueva sede del PSM

diciembre 14, 2009

Si te gusta, colabora votando por Madrid no Duerme en el concurso ‘Un año, un post’

Érase una vez el Partido Socialista de Madrid (PSM). Desde hace casi 15 años no pillan cacho en la Comunidad de Madrid y desde hace 19 en el Ayuntamiento de la capital. Su objetivo es acercarse a la ciudadanía y claro, desde una sede de la calle Fleta, en el barrio de San Blas, poco se puede hacer. Por eso han decidido trasladarse a Callao, a tres minutos andando y todo recto de la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional. El líder de la oposición madrileña, Tomás Gómez, quiere mirar desde la ventana y ver el reloj de la Puerta del Sol, o al sillón de la propia rubia, quién sabe. Un poquito más lejos le pilla la nueva casa de Gallardón, en el Palacio de Santa María de las Telecomunicaciones, quizá porque esa institución la ven más imposible de ganar mientras siga el optando a la Alcaldía al ‘faraón’. Un traslado desde la Casa de la Villa que, por cierto, mucho criticaron hace dos años los socialistas para luego caer en la misma tentación: estar en Centro.

Y es que nadie con ganas de poder se resiste a acariciar el centro, sobre todo si es el político. Ayer unos críticos del PSM comentaron que la nueva sede es pequeña, disfuncional y con un alquiler de más 15.000 euros al mes en plena crisis a abonar a la Asociación de la Prensa de Madrid…Pero qué mas da. Estás en el centro y punto, eso es lo que importa. Porque tener un amplio local desangelado con una sala de prensa mal hecha y en una calle perdida de la mano de Dios en un polígono industrial podrá ser un lugar apropiado para IU, pero no para el nuevo socialismo de Gómez. O algo parecido debieron pensar las mentes que rodean a Gómez o, como los denomina Nino Olmeda (reputado periodista de la Asamblea de Madrid), los hongos que le crecen al albor del calor y de la humedad.

Pues bien, desde la semana pasada los socialistas madrileños están en la segunda y tercera planta del Palacio de la Prensa de la Plaza del Callao, 4. Sí, en el mismo edificio donde están los cines, pensaran los diurnos; y sí, en la Ohm, pensarán los nocturnos. En realidad se trata de la sala Bash. Ohm es su sesión más conocida. Una discoteca que abrió en los años 70 en la planta baja del edificio bajo el nombre de ‘Windsor Gran Via’ y sus propietarios eran la familia Reyzabal, propietarios del desaparecido edificio Windsor.

La sala se diversifica en varias sesiones. El miércoles dedican el lugar al R&B, al funky y al rap. Un género cada vez más querido en Madrid, por lo que el local se llena con un público hiphopero y mucha raza negra. Los jueves, Club7, con música minimal, techno y electrónica y público vanguardista, joven y moderno. Los viernes y los sábados son para Ohm: música house cansina y rayante por momentos y con público heterogay (de hecho atrapó a todos los que iban a a la fenecida Pasapoga) con un claro objetivo: ligar. La sala no es muy grande, tiene dos barras, una planta con una pista circular en el centro y alrededor zonas de asientos y lugares para gogós con estilos de baile rocambolescos. El techo es bajo y si hay mucha gente te puedes agobiar un poco.

Aparte del elevado nivel de hormonas en el aire, la otra características y quizá causa principal de lo primero es la cantidad de encocaos y sustancias que se consumen; y no sólo en los servicios que, por cierto, sorprenden en tamaño en relación con la sala. Otro inconveniente es el precio: 12-14 euros a partir de las 2-2.30 horas (antes gratis o descuentos por copas), que es cuando se llena la sala y comienzan las colas de estrafalarios que invaden esta primera parte de la Gran Vía. El ambiente es muy parecido los domingos, en la sesión Week-en, donde se acumulan los destroyer para apurar el fin de semana. A las 6 de la mañana cierra sus puertas, aunque siempre se acumula gente charlando hasta el amanecer. Un par de horas después, mientras se reúne la Ejecutiva del Partido Socialista de Madrid escaleras arriba, las cloacas de la sala Bash se limpian. Tema del día: La juventud y la crisis………… Bajen y vean.

h1

Prebotellón en el Metro

diciembre 9, 2009

Si te gusta, colabora votando por Madrid no Duerme en el concurso ‘Un año, un post’

M2, el suplemento madrileño del diario El Mundo abre hoy sus portada con el botellón en el Metro de Madrid, un fenómeno que asocia a las bajas temperaturas. Sin embargo, ya desde hace varios meses se viene viendo esta práctica en el suburbano madrileño. Se trata en realidad de un prebotellón, que comienza sobre las 22.30-23 horas, cuando cientos de adolescentes y veinteañeros salen de fiesta cada noche y toman el Metro, apurando la prohibición de comprobar bebidas alcohólicas a partir de las 22 horas. Una norma horaria que suelen saltarse algunos de los chinos de Madrid, que ni llevan reloj ni han pedido un DNI en su vida y que suelen concentrarse en las típicas zonas botelloneras.

Ansiosos, muchos de los jóvenes no se pueden resistir a tomar la primera copa en los convoyes. Con el hielo y los vasos de tubo recién comprados, sacan la bebida y se rocían un poco de alcohol que comparten con sus amigos. Una forma más de pavonearse ante las féminas, de hacer algo ‘rompedor’ y ‘lleno de adrelanila’ para ellos. Tampoco es difícil ver en estos especiales desplazamientos un cigarro o la elaboración de algún porrillo.

Y claro, junto al alcohol van los gritos, los berridos y la música de los móviles a tope, lo que molesta a los viajeros más maduros, que no dan crédito a lo que están viendo. Los botelloneros del suburbano se hacen dueños de una esquina y se hacen fuertes ante los próximos grupillos de chavales qe van montando al vagón en las siguientes estaciones. Una mirada, un gesto o un comentario pueden desembocar en una discusión, aunque en la mayoría de las ocasiones se queda en amago. Tampoco falta la versión contraria, es decir, el colegeo entre gente desconocida en torno al alcohol. Vamos, lo que es un botellón de toda la vida, pero esta vez en movimiento.

La ausencia de vigilantes de seguridad es notable e incluso afirman desconocer el problema. El personal de la limpieza tampoco es consciente de esta situación, ya que los jóvenes no dejan mucha suciedad a su paso. Son las primeras copas, no van borrachos y los vasos hay que mantenerlos. Eso sí, se quejan de que salidas de estaciones como Ciudad Universitaria, Moncloa, Guzmán El Bueno y algunas de Metrosur acumulan los desechos de esta práctica alcohólica: plásticos, vasos y botellas.

El Metro de Madrid ni sabe ni contesta y dice no conocer quejas de usuarios o reclamaciones de usuarios. Eso sí, si pueden utilizarlo de argumento contrario a abrir el Metro por las noches los fines de semana lo utilizarán sin reparos, tras la vergüenza del aumento a 9 euros el precio del billete de Metrobús para el año próximo. Recuerden, la primera copa ahora se toma en el Metro: de 10 a 12 de la noche los viernes, sábados y vísperas de festivos generalmente en la líneas 1, 10, 6 y MetroSur.