Archive for the ‘Fauna urbana’ Category

h1

Los indies nacen, crecen y también enferman

noviembre 27, 2009

Hace unos días Madrid no Duerme informaba de la presencia en la capital de Mando Diao. Lamentablemente, el grupo sueco no tocará en España. De hecho, ha suspendido toda la gira europea porque su cantante principal está enfermo. No sabemos si tiene gripe porcina o alguna enfermedad venérea fruto de las orgías que todos creemos que tienen con sus grupis. Lo cierto es que han pedido disculpas a sus fans y prometen venir en primavera. De momento, eso sí, la fiesta programada en la sesión Independance de la sala Dubai se mantiene. Pasará de celebración preparatoria a concentración de fans desgraciados por la noticia.

La semana va de indies, ya que los creadores del Independance Club anuncian, quizás abullados por las aglomeraciones que se generan en la calle Santa Engracia, han pillado una sala adicional, un lugar donde hasta ahora predominaba el petardeo. De hecho, hace unos días una compañera de trabajo, aficionada a la música de los 80 y al increíble bar Bukala (del que hablaremos próximamente) y al mítico Moroco, me comentó que el Club Yeyé, en el número 32 del Paseo Pintor Rosales, había dejado de ser lo que era… y ponían música de Los Planetas.

Aunque de momento mantiene el rótulo yeyé, el lugar se llama ahora New Indies Nights. Una multisesión que cada noche acoge nuevos sonidos desde temazos guitarreros, clásicos, remixes electrónicos, conciertos a primera hora, breaks, maximal, etc. Entre las fiestas, Blogger’s Day, Fashion Nation, Spinner Night, Babelia, Fight Club e Independance Reloaded, por ahora. Si por los nombres no te enteras, es mejor que vayas y lo veas. El horario, de jueves a sábado desde la medianoche hasta las 6 horas a ocho euros la copa y con entrada libre hasta las 2.30 horas. Después costará 10 euros con consumición.

Los creadores de la nueva sesión son tan heterogéneos que hasta piensan montar una noche sobre música electrónica de principios de los 90. Vamos, la máquina total de toda la vida, cuyo invitado especial y me la juego será Chimo Bayo. Pero no nos alejemos de lo indie. En el pasado post quizás minusvaloraba los otros garitos indies de Madrid. Pero haberlos, haylos, como el Nasti CLub, situado en el número 33 de la calle San Vicente Ferrer, el Fotomatón de la plaza del Conde de Toreno o en la joven sala Wurlitzer Ballroon, en el número 13 de Tres Cruces, entre otras más pequeñas.

Y mientras unos curan las heridas por la caída de Mando Diao, otros no se perderán en unas horas a los mismos estilosos Muse y su rock dramático. Famosos por participar en la banda sonora de la exitosa saga cinematográfica Crepúculo, llenarán mañana el Palacio de los Deportes. Fama de conciertos excitantes y enérgicos no les falta. Si vas, grábame unas imágenes y mándamelas porque de momento sólo tengo el videoclip y claro, no es lo mismo:

h1

Los indies de Madrid van al Independance Club

noviembre 24, 2009

Si te gusta, colabora votando por Madrid no Duerme en el concurso ‘Un año, un post’

Los detalles de la cancelación del concierto de Mando Diao y otras novidades sobre los indies de Madrid aquí

Hay fauna urbana que nunca ves porque suelen ir todos juntos a muy pocos sitios. Éste es el caso de los jóvenes indies de Madrid. Salvo la sesión Pop Room en la Sala Low de la Plaza de los Cubos, otros pequeños garitos en el centro y alguna que otra residencia semanal o mensual en alguna mítica sala, sólo les queda la sesión Independance Club en el número 26 de la calle Santa Engracia de Madrid. O acudir en masa, como hacen, a algún concierto de estos grupos de la escena independiente internacional, generalmente anglosajona.

Independance Club nació hace tres años y se movió en principio en la sala Bogui, situada junto al Clandestino y que el Ayuntamiento cerró por motivos difíciles de entender y por la presión de algún que otro vecinos respetado de la zona. Bien, pues luego pasó al antiguo Chesterfield Café. Por último, y desde tan sólo hace medio año llega a la sala Dubai, un espacio con un aforo de 600 personas y tres espacios interconectados.

Así, nos encontramos con una sala central a la que se accede por un pasillo que se vuelve meandro muy estrecho y clastrofóbico a ciertas horas de la mañana. En el centro, niñatos y adolescentes copan el lugar con los más modernos vestuarios indies, aunque nada fuera de lo normal. La sala de la izquierda la dominan puretas treintañeros, entre los que vemos rastas y algún que otro pijillo que se resisten a compartir habitación y cervezas con los jovencitos a la moda de los nuevos grupos independientes. Por último, en el fondo, incondicionales de todas las edades se pegan por tararear lo mejor que pueden las letras de las canciones, eso sí, con un acento muy spanish. El ligoteo y la mezcla se produce precisamente allí, en el fondo.

El repertorio del Independance está compuesto, entre otros, por Blondie, Franz Ferdinand, Interpol, The Spinto Band, White Rose Movement, The Cure, New Order, Primal Scream, The Flaming Lips, Phoenix, The Strokes, The Arctic Monkeys, Placebo, Libertines, Radiohead, The Morning Runner, Oasis, Kasabian, Depeche Mode, Stereophonics, Snow Patrol, Nada Surf, The Killers, Alkaline Trio, Kaiser Chiefs, The Automatics, Black Cab, The Legends, Gang of Four, Pixies, The Kinks, The Who, The Jam, The Clash, Pulp, Stone Roses, James, Blur, The Cramps, Billy Idol, David Bowie, Talking Heads, Iggy Pop, Charlatans, Suede, Siouxie, The Human League, Miffits, Ramones, Sex Pistols, Los Planetas, Babyshambles, La Casa Azul, Mika, My Bloody Valentine, New York Dolls, Battles, Black Lips, Facto Delafé, Lightspeed Champion, The Kills, Lori Meyers, The Raconteurs, The Ting Tings, y un largo etcétera.

La sesión más indie de la capital abre los jueves, viernes y sábados de 24 a 6 horas. La entrada varía, aunque no suele aumentar de los 10 euros, con copa incluida. O bien dos copas por 14 euros a la entrada, 8 cada una en barra. Nada mal, visto como se las gastan o, mejor dicho, nos las hacen gastar, en otros garitos. Además, si te apuestas en su página web y les dejas su DNI la entrada te sale gratis. Entre los inconvenientes están las largas colas que se forman a la entrada del local y también en su interior. La conclusión es rápida: los puertas no respetan el aforo máximo y atestan el local, algo muy peligroso en casa de incendio o abalanchas. No es raro algún desmayo, contusión, golpe o pelea a determinadas horas por culpa precisamente de las aglomeraciones.

Para este jueves 26, New Indie Night, con los hits de sus DJs Miki Ross, Dani Less y Oskar Destroy. Al día siguiente, la fiesta de la pegatina. Una ocasión para conocer a tu pareja o pegata ideal. Y el sábado, plato principal con la fiesta oficial del grupo sueco Mando Diao, que toca el próximo 2 de diciembre en la capital. Además, tal y como ocurrió el pasado sábado con la fiesta homenaje a The Muse, se sortearán muchos articulos del merchandising de la banda nórdica y entradas para su concierto, cañero como pocos:

h1

EMOS, o cómo me lastimo para sentirme vivo

septiembre 30, 2009

Tras una semana media España ajetreada por conocer algo más de los góticos, tras la famosa fotografía de las hijas de Zapatero con Obama, llega a Madrid cual ‘gota fría’ el grupo Tokio Hotel. Revolución ‘teen’, entrevistas y mucha curiosidad por su cantante, un humanoide mitad macho mitad hembra, con canciones bastante exitosas. Desde entonces, la red arde en conocer de qué galaxia procede este alemán. La mayoría de las opiniones se decanta por el situarle del universo EMO, satélite del planeta gótico.

Reconozco que, como ‘buen! zamorano, prefiero el románico al gótico. No obstante, los emos dan un paso más y buscan sus reminiscencias culturales en el romanticismo decimonónico. Quizá Becker o Rosalía no estuvieran de acuerdo, o quizá Larra sí, vistas las tendencias aparentemente suicidas de algunos de los devotos más emo. Sin preguntar, se han adueñado de los pantalones de pitillo de los punkis, el pelo cardado y las muñequeras de pinchos de los siniestros, las zapatillas de los raperos, el piercing en la boca y la nariz de los alternativos. El estilo propio lo explotan en flequillo perfectamente planchado para tapar un ojo, para maquillar el otro con el color ‘oscuro depresión’.

Su nombre proviene de una corriente musical, el emotional hardcore, con el grupo My Chemical Romance como referente. Su pensamiento es una coctelera de sentimientos de tristeza, aislamiento, melancolía e incomprensión. De ahí que sus tendencias autolesivas, como cortarse las venas, inundan Youtube. Sus referentes: Eduardo Manostijeras o una tal Angy de la serie Física y Química. Este comportamiento irrita a muchas culturas urbanas, que no entienden su nihilismo desaforado. Los desencuentros acaban en agresiones, como en México, o en las burlas más ácidas.

De momento, no hay locales específicos para los emos en Madrid, aunque se puede encontrar a más de uno en garitos como El alquimista o El rey lagarto, en Tribunal. Como aún son pocos, estos delgados y andróginos adolescentes, que dicen ser bisexuales, suelen irse juntos a la peluquería y charlar de lo triste que es la vida algunos viernes por la tarde en Plaza de España. Y si llueve, estupendo: a ver El Cuervo, La novia cadáver o alguna otra cosa de Tim Burton.

Una vez más Internet demuestra su filón para conseguir relaciones emo-dinamicamente inestables, un lugar donde dejan perlas como éstas: “Me gustaría conocer gente emo para hacer amigos porque soy de raza negra y nadie cree que quiera ser emo”; “Sólo tengo 12 años y estoy creando poemas emos como ‘yo te di mi corazón, yo te di mi vida, y cuando me empezaste a querer, ya no vivía”; “Busco a alguien que lleve su vida tan fría como la mía”; “Para ser un buen emo hay que ajustado, aunque los pantalones me queden efecto-guante-de-látex y la presión en mi órgano viril amenace con dejarte estéril”, entre otras muchas sandeces.

La moda emo está llegando a Madrid. Yo de momento ya he creado un perfil en Tuenti con un fondo color rosado con negro, con calaveras y rosas por doquier. He colgado una foto de mi pelo, mirándome al espejo desde un ángulo superior. Nunca se sabe, hay que estar preparado ante el regreso de estos cuatro jinetes de la apocalipsis… robótica

h1

Los garitos donde irían las hijas de ZP

septiembre 25, 2009

Lamentable aspecto del Heaven, otrora mejor garito gótico de MadridEn España no se habla de otra cosa. Las hijas de Zapatero son góticas y como tal han salido retratadas junto al presidente de Estados Unidos y su mujer. Tras oír muchas consideraciones, mi humilde conclusión es que lo negro está de moda: los Obama, las Rodríguez Espinosa y hasta su madre, que lucía de un luto sin mácula. Es momento de tratar, por tanto, un tema importante. en el futuro una cuestión de Estado: ¿A qué garitos irán las hijas de Zp cuando tengan 18 años?

En Madrid, a lo largo de los años, ha conocido un gran número de locales siniestros. Pero muchos han cerrado, otros nuevos han abierto, y pocos han durado más de una temporada. Atrás quedaron clásicos como la casita de madera de dos plantas del Heaven, el New Order, Phobia o La Rosa Negra. Algunos hablan de una caza de brujas, pero se trata más bien de un cambio de tendencia. Cada vez hay más ‘ejecutivos de día, oscuros de noche’. El movimiento se está convirtiendo en una moda más, aunque siempre encuentras alguien que dice que conoce a otro que duerme en ataud o que viaja a hospitales en busca de su dosis de sangre.

Actualmente los nuevos románticos visten el centro de la city. Esta tribu urbana nacida en los ochenta cuenta hoy en día con cierto número de fieles muy visibles por su estética apasionada por lo esotérico y lo oscuro en la Gran Vía madrileña. Tras la práctica desaparición de los punkis, los siniestros han venido a poner un poco de color, a pesar de que siempre van vestidos de negro y muy pálidos.

Ambiente del '666'. Fuente: Sala Wind

Ambiente del '666'. Fuente: Sala Wind


Anidan en garitos como las sesiones Dark Hole, en la vangandista sala Ocho y medio, situada en el número 13 (no podía ser otro) de la calle Mesoneros Romanos; o en otros fiestas como la 666 de la sala Wind, sita en la Plaza del Carmen. En la misma plaza la sala Studio 54 acoge la sesión ‘cucaracha’ Moscow en un sótano del garito lleno de humo. Los amantes del género andan en los últimos años mosqueados por una escisión, para otros herejía. Se trata de los emos, un subgénero cada vez más en alza entre las adolescentes y cuya filosofía se resume en tres palabras : “Sufro, luego existo”. Su grupo de referencia, Tokio Hotel, tocará el martes en Madrid y entonces tendremos oportunidad de conocer sus fieles, si es que antes no se cortan las venas.