Archive for the ‘Garitos’ Category

h1

Fiesta is Madrid….. ¿How?

mayo 10, 2010

Esta mañana el consejero de Economía, el concejal del ramo del Ayuntamiento y un representante de Empresarios por la Calidad del Ocio, es decir, los dueños de los garitos de noche, presentaron una iniciativa llamada ‘fiesta is Madrid’ con el que quieren exportar el concepto de fiesta y la “nueva movida madrileña” a varios países de Europa con fiestas temáticas para promocionar el turismo y lo que hay por aquí.

El lema ‘fiesta en madrid’ es bastante simplón y cutre, años luz de otro tipo de publicidad ‘Mad in mad’ o ¡madrid! que tan buenos resultados está dando. Pero formalidades aparte, lo importante es el cinismo y la hipocresía que derrochan los políticos municipales respaldando una iniciativa que consiste, no sé si se han interado, en vender en el extranjero el ocio nocturno madrileño, señores. La de arena es que los mismos que ponen dinero para esto se dedican luego a meter mano discotecas como El Nasti, acosar con visitas a todas horas a cientos de locales o discotecas o imponer decenas de multas y cierres de pequeños garitos.

No voy a entrar en sí dichas sanciones se ajustan o no a derecho o a la normativa de turno, lo que no cabe duda es que la campaña de acoso es una realidad desde que era alcalde ese señor que no para de sonreír llamado Álvarez del Manzano. Pero la cosa ha ido a más, sin duda, con Gallardón después de la muerte de Álvaro Ussía. Y mientras ellos tienen sus guateques, y nunca mejor dicho, nosotros tenemos que estar dando vueltas a partir de las 4 de la mañana en busca de un mísero garito que abren. Hasta si cobran te da igual.

Ahora quieren en dinero de los guiris, aún más si cabe, pero siguen sin ofrecer garitos diversos y de calidad. Lo que quieren es que se vayan a la Joy o similares, tal y como se desprende de la campaña de promoción. Todos unidos para el mismo objetivo, el de siempre. Aunque se lleven mal o se peguen. Así se vio en la rueda de prensa de esta campaña, en la que Beteta iba a lo suyo con el IVA, el presidente de los dueños de los locales vendía a los guiris una nueva movida madrileña para ver si cuela, mientras el concejal Villanueva denostaba precisamente que se identifique a Madrid con esa época. De aquellos polvos vienen estos lodos, querido concejal.

Pero vamos, no se preocupen… Mientras en las ruedas de prensa no haya nadie que levante la voz y pregunte por el cinismo de determinados proyectos todos seremos felices y comeremos perdices.

h1

Cierra El Clandestino

marzo 6, 2010

Pincha aquí para conocer cómo era la cueva clandestina

Hola a todos de vuelta. Los exámenes y otras circunstancias personales alargaron mi ausencia bloguera más de la cuenta, pero ya estoy de nuevo aquí. Y con una mala noticia, El Clandestino, uno de los garitos más chulos de Madrid, cierra. Como siempre en este tipo de casos, las contradiciones y el oscurantismo no permiten conocer, de momento, las causas. Dicen que quieren renovarse, pero otros hablan de la larga mano del Ayuntamiento, que ha amenazado al bar con multas a petición del dueño del edificio. Pasó lo mismo hace unos años con el bar de enfrente, el Boggy Jazz, un clásico en este género que tuvo que cerrar. A este paso tendremos que ir a hacer botellón a las puertas de Gallardón, como hacen los agentes municipales por su conflicto colectivo…

RIP

RIP

Sea como fuera, cierra y cierra hoy, sábado 6 de marzo, como ya avanzó DJ Nilo hace un mes con un comentario en este blog. Por muchos años recordaremos esa pequeña cueva llena de velas donde no se veía casi nada al entrar, salvo un humareda tremenda, olor a porro y sudor y un tipo con rastas al fondo animando el cotarro. Tras lo dicho, todos podéis imaginar que el garito no era apto para pijos, pero su mezcla racial: españoles, guiris y latinos, junto a su música diferente lo hacían único. Un pedazo de todos se queda allí, como comentaba hace un tiempo el buen amigo Sergio en su agredecida referencia a este humilde rincón.

Lo positivo es que Nilo sigue dando guerra. Quiere llevarse el espíritu clandestino a otros lares. Como ya avanzamos, el cubano toca los viernes en La Consentida, un garito erótico situado en la famosa calle Barco. Pero la noticia es que comenzará a pinchar dentro de unos pocos sábados (en teoría el primero el 27 de marzo) en el COPPOLA, en la calle San Hermenegildo número 7, muy cerca de la calle San Bernardo. Dará que hablar y habrá que estar allí para verlo.

De momento, esta noche los amantes de El Clandestino le dedicarán un último adios vestidos todo de negro y bailando al ritmo que siempre gustó, como refleja una de las últimas fiestas. Súbete el volumen y préndelo:

Por cierto, un saludo a María y a Raúl por estar ahí tan pendientes del blog y a Mari Carmen por sus ánimos.

h1

Granada tampoco duerme

diciembre 29, 2009

Hace días el equipo de Madrid no duerme viajó a Granada, una de las ciudades más preciosas del país. De hecho, como todo el mundo sabe, concentra la Alhambra y el Generalife, el conjunto monumental más admirado y visitado de España. Además, Granada es una de las pocas urbes hispanas que conjugan esa veta cultural con la frescura universitaria. Lo mismo ocurre en el norte con Salamanca y Santiago de Compostela. Miles de jóvenes se trasladan a estudiar todos los años a estas grandes ciudades llenas de piedras y conocimiento, una mezcla explosiva del pasado y del futuro y cuyo presente se llama fiesta y movimiento.

La ridícula apertura de universidades como setas en todas las provincias del se están cargando este verdadero espíritu aventurero de la considerada mejor época de la vida. Lo hablaba esta mañana con una compañera de trabajo. La nostalgia y añoranza, y más en esta época del año, nos sucumbió. Por eso es importante conocer estas tres ciudades, que encarnan la alegría de esa primera juventud e independencia conseguida. Unos días en Granada son una buena terapia, estés en la fase de la juventud que estés. Porque hay discotecas y ambientes para casi todos los gustos. Y bares, muchos bares, cientos de pequeños bares, que ofrecen gratis muy variadas y suculentas tapas, como las de los bajos de la Plaza de Toros. Pero somos gatos nocturnos y esperamos con una siesta el atardecer de la Alhambra, considerada por Bill Clinton, como una de las más bellas del mundo.

Granada 10, un palacio mal planteado

Una de las discos más recomendadas se llama Granada 10, implantada en un antiguo teatro, reconvertido otras veces en cine. Para los que no lo conozcan, sería la Joy Eslava granaína. Pero cuando quieres meter con calzador una sala de fiestas en un palacio, es difícil que no se note la distorsión. Y es que el sonido no reververa ni suena igual en la cueva de DJ Nilo que en la 10. Tampoco ayuda nada a la fiesta los cómodos sillones esparcidos por varios puntos del local. Invitan al cotilleo puro y duro y envidian el descanso. Pero en teoría nos has pagado diez euros para eso ni para escuchar, de vez en cuando, música paganga de lo más hortera pegada de mala manera con los temazos disco más pegadizos.

De frente, la mujer misteriosa. Atras, de espaldas, el más longevo del lugarOtra cuestión es el público. Heterogéneo, poco conectado, forzado, raro. Y es que cuando se llena de guiris, muchos otros van al olor. ‘Profesionales del amor’ de varias razas se lanzan a la presa teóricamente más facil y pudiente. Vamos, lo que ocurre en Madrid en el Palacio de Gaviria o el Bourbon Café, en la carrera de San Jerónimo. Aunque en Granada 10 también circulaban dos personas difíciles de olvidar y ambos están en la foto: la chica años 20 vestida años 20 y sentida de esa forma tan sensual que muy pocas consiguen. El otro irreductible del local es Manuel, un señor que con 70 años no sale del lado de la barra, en la que aprovecha para piropear a las camareras. Según comentó, lleva acudiendo al lugar (en todas sus variantes) desde hace medio siglo. Un ejemplo de perseverancia a seguir, por mucho que los bailes agarrados hayan dejado el paso al individualismo pastillero o al magreo reguetonero.

Pero la reina de Granada, aparte de Isabel la Católica, es la Mae West. Un antiguo cine derribado para edificar en un centro comercial una discoteca de varias plantas y tres espacios con los respectivos ambientes. El aforo supera claramente las mil personas y la media de edad se sitúa en los 24 años. La conjunción del estilo de música (dance y pop elegante) y el juego de luces anima a la juerga. Pista central para el sano ligue, pista superior de recreación de la amistad y el compadreo y pistas laterales de escasas luces proclives a las miradas cómplices definen el local. Las hormonas, la última ropa de marca y la gomina corren a raudales también por la Mae. Abierta todo el fin de semana, es el domingo por la tarde cuando más éxito tiene. No cobran entrada hasta la noche y las copas no son excesivamente caras, lo que traducido al madrileta, baratas….. Granada tampoco duerme. Próxima estación: Salamanca…..

h1

Nochebuena alternativa: cásate o algo

diciembre 21, 2009

Nochebuena hace años que dejó de ser la fiesta de la familia en la nadie salía de su casa y había que aguantar a mucho tonto compartiendo un mantel. Hoy se sigue cenando y sigue habiendo familia, por supuesto, pero los más jóvenes y los que pasan de moñeces no dudan en meter a sus padres en la cama y salir a tomar algo. Hoy una compañera de trabajo me recomendó pasar una noche rockera y original.

Pero tenía problemas. Las referencias que me dio estaban muy desactualizadas. No importa, Raquel, ya he encontrado tu sitio: el especial Nochebuena de Viva las Vegas, en la sala Yas’ta, en el número 10 de la calle Valverde. Una música variada que abarca desde el swing, el jazz y el cabaret de los 30, pasando por sonidos del rock clásico de los 50 con rockabilly. Sonido garage, soul y rythm’n blues de los 60-70, punk clásicos de los 80 y funk que pretenden recrear los clubs y cabarets de Estados unidos. Además, todas las parejas o tríos que quieran se podrán casar por el rito de Elvis. Así lo contaba mi primo Roberto hace unos meses para el móvil del Bobby. Merece la pena verlo.

A la misma hora y al mismo precio, es decir, a partir de las 00.30 horas y por 10 euros la entrada con una copa, abre Marula, un clásico de la calle Bailén, sobre todo para mover el esqueleto los domingos. También podéis acercaos a la sala Charada, en la calle la Bola, 13. Un poquito de deep-house y electro-funky para desestresarse de tanta reunión familiar sienta muy bien.

Nochebuena sigue siendo un día de tradiciones y, si queremos echar la vista al pasado, cambiando bruscamente de ambiente nos vamos a la Nochebuena Radical, en la que sólo pincharán la “vieja” música zapatillero de 2000 a 2005. En la sala Macumba, en la estación de Chamartín. El llamado ‘oro viejo’ también sonará en la sala Specka, en la avenida General Perón, lo que llaman sonido de Valencia de la vieja escuela.
La vanguardia estará en Nochebuena en la sala Maxime, en la Ronda de Toledo, con techno house de Abel Ramos y David Berna. Eso sí, no vayáis con un mínimo de alcohol en la sangre porque no os dejarán pasar. Por último, en la sala Cassete Club, en la calle Tetuán, ofrecerán por 12 euros la entrada y hasta las seis de la mañana minimal y electrónica de lo más moderno.

Otra alternativa son las fiestas privadas. En unos días en los que los ayuntamientos se preocupan por sus viejecitos y les invitan a pasar gratis esta noche en algún asilo (como si el resto del año no existieran), los ‘singles’ de Madrid se reúnen y celebran estas fiestas tan poco dadas a la soledad en las decenas de web que han surgido al efecto. Algunos, directamente quieren sexo y no es difícil encontrarse con anuncios clasificados que celebran orgías de Nochebuena. La última será en un chalet de las afueras de Madrid a 160 euros el chico y gratis las chicas. Una discriminación positiva que, eso sí, exige buen cuerpo y un máximo de diez personas. Y yo que pensaba que era de esos días del año que no había sexo ni en las televisiones locales más petardas…

h1

Ohm, los bajos fondos de la nueva sede del PSM

diciembre 14, 2009

Si te gusta, colabora votando por Madrid no Duerme en el concurso ‘Un año, un post’

Érase una vez el Partido Socialista de Madrid (PSM). Desde hace casi 15 años no pillan cacho en la Comunidad de Madrid y desde hace 19 en el Ayuntamiento de la capital. Su objetivo es acercarse a la ciudadanía y claro, desde una sede de la calle Fleta, en el barrio de San Blas, poco se puede hacer. Por eso han decidido trasladarse a Callao, a tres minutos andando y todo recto de la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional. El líder de la oposición madrileña, Tomás Gómez, quiere mirar desde la ventana y ver el reloj de la Puerta del Sol, o al sillón de la propia rubia, quién sabe. Un poquito más lejos le pilla la nueva casa de Gallardón, en el Palacio de Santa María de las Telecomunicaciones, quizá porque esa institución la ven más imposible de ganar mientras siga el optando a la Alcaldía al ‘faraón’. Un traslado desde la Casa de la Villa que, por cierto, mucho criticaron hace dos años los socialistas para luego caer en la misma tentación: estar en Centro.

Y es que nadie con ganas de poder se resiste a acariciar el centro, sobre todo si es el político. Ayer unos críticos del PSM comentaron que la nueva sede es pequeña, disfuncional y con un alquiler de más 15.000 euros al mes en plena crisis a abonar a la Asociación de la Prensa de Madrid…Pero qué mas da. Estás en el centro y punto, eso es lo que importa. Porque tener un amplio local desangelado con una sala de prensa mal hecha y en una calle perdida de la mano de Dios en un polígono industrial podrá ser un lugar apropiado para IU, pero no para el nuevo socialismo de Gómez. O algo parecido debieron pensar las mentes que rodean a Gómez o, como los denomina Nino Olmeda (reputado periodista de la Asamblea de Madrid), los hongos que le crecen al albor del calor y de la humedad.

Pues bien, desde la semana pasada los socialistas madrileños están en la segunda y tercera planta del Palacio de la Prensa de la Plaza del Callao, 4. Sí, en el mismo edificio donde están los cines, pensaran los diurnos; y sí, en la Ohm, pensarán los nocturnos. En realidad se trata de la sala Bash. Ohm es su sesión más conocida. Una discoteca que abrió en los años 70 en la planta baja del edificio bajo el nombre de ‘Windsor Gran Via’ y sus propietarios eran la familia Reyzabal, propietarios del desaparecido edificio Windsor.

La sala se diversifica en varias sesiones. El miércoles dedican el lugar al R&B, al funky y al rap. Un género cada vez más querido en Madrid, por lo que el local se llena con un público hiphopero y mucha raza negra. Los jueves, Club7, con música minimal, techno y electrónica y público vanguardista, joven y moderno. Los viernes y los sábados son para Ohm: música house cansina y rayante por momentos y con público heterogay (de hecho atrapó a todos los que iban a a la fenecida Pasapoga) con un claro objetivo: ligar. La sala no es muy grande, tiene dos barras, una planta con una pista circular en el centro y alrededor zonas de asientos y lugares para gogós con estilos de baile rocambolescos. El techo es bajo y si hay mucha gente te puedes agobiar un poco.

Aparte del elevado nivel de hormonas en el aire, la otra características y quizá causa principal de lo primero es la cantidad de encocaos y sustancias que se consumen; y no sólo en los servicios que, por cierto, sorprenden en tamaño en relación con la sala. Otro inconveniente es el precio: 12-14 euros a partir de las 2-2.30 horas (antes gratis o descuentos por copas), que es cuando se llena la sala y comienzan las colas de estrafalarios que invaden esta primera parte de la Gran Vía. El ambiente es muy parecido los domingos, en la sesión Week-en, donde se acumulan los destroyer para apurar el fin de semana. A las 6 de la mañana cierra sus puertas, aunque siempre se acumula gente charlando hasta el amanecer. Un par de horas después, mientras se reúne la Ejecutiva del Partido Socialista de Madrid escaleras arriba, las cloacas de la sala Bash se limpian. Tema del día: La juventud y la crisis………… Bajen y vean.

h1

Morocco, el garito más absolutamente petardo de Madrid

noviembre 30, 2009

Si te gusta, colabora votando por Madrid no Duerme en el concurso ‘Un año, un post’

Muchas veces la actualidad fija los temas a tratar. Así pasó con los garitos donde irían las hijas de ZP o el auge de la tribu EMO tras la llegada a Madrid de Tokio Hotel. Y es que ahora mismo Youtube hierve con el vídeo de miss Alaska y la señorona Sara Montiel, dos viudas negras que unen sus cascadas voces en un videoclip llamado ‘Absolutamente’. En una de sus esfrofas, las mantis religiosas profieren: “Sarcático, irónico, por no decir patético. Y acabarás histérico, herido de muerte por tu propia espada. Aléjate y piérdete. Mejor, autodestrúyete. Tienes que afrontar que has vuelto a fracasar”.

Juzguen ustedes mismos y no dejen de reírse. Sí, no es de buen gusto descojonarse de una anciana de ochenta y tantos años. Pero nadie le obligó a grabar un videoclip moviendo los labios sin ton ni son y bailando con esos tacones no aptos para la descalcificación de huesos. Es lo que quieren. Y parecen que les gusta:

Pero no os vayáis a creer que esta música y similares petardadas del pasado no tiene un hueco en la noche madrileña. Las canciones más divinas de los 70 y 80 y hasta el ‘No cambié’ de Tamara la Mala se cuelan por las agujas de varios DJ todos los fines de semana. El más conocido fuera de circuito ‘trans’, tema sin desperdicio para otra ocasión, es el bar de Alaska. Sí, por si acaso no suena mi música, pues monto un bar y me lo garantizo. A escasos metros de la Gran Vía esquina con San Bernardo, en la calle Marqués de Leganés una generosa cola te avisa de que allí se cuece algo… y huele a quemado, como su top ten: Rafaela Carrá, Fangoria, Nancys Rubias, Marisol, Rafael, Camilo Sexto, Fabio Mc Namara y similar

Morocco, otrora local del rock y electrónica de vanguardia, ahora ha degenerado en todos sus aspectos, y no sólo los musicales. Un antro donde berrea todo el mundo las apestosas canciones tiene un pase unos minutos, pero toda la noche se vuelve insoportable. La sala, que debió contratar al mismo decorador glam que el vídeo de la abuela, es bastante grande, cosa que no se puede decir de los servicios, siempre en fila india. Su ambiente hortera se llena de despedidas/desperdicios de solteras, remilgados ochenteros y viejunos de espíritu y edad. Es cierto que es de los pocos grandes locales sin veinteañeros pokeros, lo que es de agradecer, pero la imagen morocca de recaurchutadas, viejos maricas y jovenes adultos en busca de rubias fáciles, arriba en la pista central, deja mucho que desear.

El llamado bar de Alaska abre los jueves hasta las 3 y los viernes y sábados hasta las 5.30 horas. Si vas pronto no habrá muchas ovejas en la puerta y te darán dos copas por diez euros. Más tarde será una copa por billete naranja. Adentro, entre ocho y nueve euros no te quita nadie por combinado. Y no se te ocurra pedir un Red Bull solo porque te clavan.

No sé si a los famosillos que dicen que van por allí les dejará de sorprender que los pinchadiscos se muevan más y se vistan de forma más estrafalaria que los asiduos al local. O se seguirán sentando en los cómodos sillones de los laterales, sin duda lo mejor del local. Ojo, si se topan con Saritísima, por favor, como en el Metro: cedan el asiento a las personas mayores. Y no la confundan, entre la humera y la pólvora que se genera a eso de las cinco de la mañana, con Miki Nadal. Porque en España, otra cosa no, pero la parodia es lo nuestro:

h1

Los indies de Madrid van al Independance Club

noviembre 24, 2009

Si te gusta, colabora votando por Madrid no Duerme en el concurso ‘Un año, un post’

Los detalles de la cancelación del concierto de Mando Diao y otras novidades sobre los indies de Madrid aquí

Hay fauna urbana que nunca ves porque suelen ir todos juntos a muy pocos sitios. Éste es el caso de los jóvenes indies de Madrid. Salvo la sesión Pop Room en la Sala Low de la Plaza de los Cubos, otros pequeños garitos en el centro y alguna que otra residencia semanal o mensual en alguna mítica sala, sólo les queda la sesión Independance Club en el número 26 de la calle Santa Engracia de Madrid. O acudir en masa, como hacen, a algún concierto de estos grupos de la escena independiente internacional, generalmente anglosajona.

Independance Club nació hace tres años y se movió en principio en la sala Bogui, situada junto al Clandestino y que el Ayuntamiento cerró por motivos difíciles de entender y por la presión de algún que otro vecinos respetado de la zona. Bien, pues luego pasó al antiguo Chesterfield Café. Por último, y desde tan sólo hace medio año llega a la sala Dubai, un espacio con un aforo de 600 personas y tres espacios interconectados.

Así, nos encontramos con una sala central a la que se accede por un pasillo que se vuelve meandro muy estrecho y clastrofóbico a ciertas horas de la mañana. En el centro, niñatos y adolescentes copan el lugar con los más modernos vestuarios indies, aunque nada fuera de lo normal. La sala de la izquierda la dominan puretas treintañeros, entre los que vemos rastas y algún que otro pijillo que se resisten a compartir habitación y cervezas con los jovencitos a la moda de los nuevos grupos independientes. Por último, en el fondo, incondicionales de todas las edades se pegan por tararear lo mejor que pueden las letras de las canciones, eso sí, con un acento muy spanish. El ligoteo y la mezcla se produce precisamente allí, en el fondo.

El repertorio del Independance está compuesto, entre otros, por Blondie, Franz Ferdinand, Interpol, The Spinto Band, White Rose Movement, The Cure, New Order, Primal Scream, The Flaming Lips, Phoenix, The Strokes, The Arctic Monkeys, Placebo, Libertines, Radiohead, The Morning Runner, Oasis, Kasabian, Depeche Mode, Stereophonics, Snow Patrol, Nada Surf, The Killers, Alkaline Trio, Kaiser Chiefs, The Automatics, Black Cab, The Legends, Gang of Four, Pixies, The Kinks, The Who, The Jam, The Clash, Pulp, Stone Roses, James, Blur, The Cramps, Billy Idol, David Bowie, Talking Heads, Iggy Pop, Charlatans, Suede, Siouxie, The Human League, Miffits, Ramones, Sex Pistols, Los Planetas, Babyshambles, La Casa Azul, Mika, My Bloody Valentine, New York Dolls, Battles, Black Lips, Facto Delafé, Lightspeed Champion, The Kills, Lori Meyers, The Raconteurs, The Ting Tings, y un largo etcétera.

La sesión más indie de la capital abre los jueves, viernes y sábados de 24 a 6 horas. La entrada varía, aunque no suele aumentar de los 10 euros, con copa incluida. O bien dos copas por 14 euros a la entrada, 8 cada una en barra. Nada mal, visto como se las gastan o, mejor dicho, nos las hacen gastar, en otros garitos. Además, si te apuestas en su página web y les dejas su DNI la entrada te sale gratis. Entre los inconvenientes están las largas colas que se forman a la entrada del local y también en su interior. La conclusión es rápida: los puertas no respetan el aforo máximo y atestan el local, algo muy peligroso en casa de incendio o abalanchas. No es raro algún desmayo, contusión, golpe o pelea a determinadas horas por culpa precisamente de las aglomeraciones.

Para este jueves 26, New Indie Night, con los hits de sus DJs Miki Ross, Dani Less y Oskar Destroy. Al día siguiente, la fiesta de la pegatina. Una ocasión para conocer a tu pareja o pegata ideal. Y el sábado, plato principal con la fiesta oficial del grupo sueco Mando Diao, que toca el próximo 2 de diciembre en la capital. Además, tal y como ocurrió el pasado sábado con la fiesta homenaje a The Muse, se sortearán muchos articulos del merchandising de la banda nórdica y entradas para su concierto, cañero como pocos: