Posts Tagged ‘Alaska’

h1

Morocco, el garito más absolutamente petardo de Madrid

noviembre 30, 2009

Si te gusta, colabora votando por Madrid no Duerme en el concurso ‘Un año, un post’

Muchas veces la actualidad fija los temas a tratar. Así pasó con los garitos donde irían las hijas de ZP o el auge de la tribu EMO tras la llegada a Madrid de Tokio Hotel. Y es que ahora mismo Youtube hierve con el vídeo de miss Alaska y la señorona Sara Montiel, dos viudas negras que unen sus cascadas voces en un videoclip llamado ‘Absolutamente’. En una de sus esfrofas, las mantis religiosas profieren: “Sarcático, irónico, por no decir patético. Y acabarás histérico, herido de muerte por tu propia espada. Aléjate y piérdete. Mejor, autodestrúyete. Tienes que afrontar que has vuelto a fracasar”.

Juzguen ustedes mismos y no dejen de reírse. Sí, no es de buen gusto descojonarse de una anciana de ochenta y tantos años. Pero nadie le obligó a grabar un videoclip moviendo los labios sin ton ni son y bailando con esos tacones no aptos para la descalcificación de huesos. Es lo que quieren. Y parecen que les gusta:

Pero no os vayáis a creer que esta música y similares petardadas del pasado no tiene un hueco en la noche madrileña. Las canciones más divinas de los 70 y 80 y hasta el ‘No cambié’ de Tamara la Mala se cuelan por las agujas de varios DJ todos los fines de semana. El más conocido fuera de circuito ‘trans’, tema sin desperdicio para otra ocasión, es el bar de Alaska. Sí, por si acaso no suena mi música, pues monto un bar y me lo garantizo. A escasos metros de la Gran Vía esquina con San Bernardo, en la calle Marqués de Leganés una generosa cola te avisa de que allí se cuece algo… y huele a quemado, como su top ten: Rafaela Carrá, Fangoria, Nancys Rubias, Marisol, Rafael, Camilo Sexto, Fabio Mc Namara y similar

Morocco, otrora local del rock y electrónica de vanguardia, ahora ha degenerado en todos sus aspectos, y no sólo los musicales. Un antro donde berrea todo el mundo las apestosas canciones tiene un pase unos minutos, pero toda la noche se vuelve insoportable. La sala, que debió contratar al mismo decorador glam que el vídeo de la abuela, es bastante grande, cosa que no se puede decir de los servicios, siempre en fila india. Su ambiente hortera se llena de despedidas/desperdicios de solteras, remilgados ochenteros y viejunos de espíritu y edad. Es cierto que es de los pocos grandes locales sin veinteañeros pokeros, lo que es de agradecer, pero la imagen morocca de recaurchutadas, viejos maricas y jovenes adultos en busca de rubias fáciles, arriba en la pista central, deja mucho que desear.

El llamado bar de Alaska abre los jueves hasta las 3 y los viernes y sábados hasta las 5.30 horas. Si vas pronto no habrá muchas ovejas en la puerta y te darán dos copas por diez euros. Más tarde será una copa por billete naranja. Adentro, entre ocho y nueve euros no te quita nadie por combinado. Y no se te ocurra pedir un Red Bull solo porque te clavan.

No sé si a los famosillos que dicen que van por allí les dejará de sorprender que los pinchadiscos se muevan más y se vistan de forma más estrafalaria que los asiduos al local. O se seguirán sentando en los cómodos sillones de los laterales, sin duda lo mejor del local. Ojo, si se topan con Saritísima, por favor, como en el Metro: cedan el asiento a las personas mayores. Y no la confundan, entre la humera y la pólvora que se genera a eso de las cinco de la mañana, con Miki Nadal. Porque en España, otra cosa no, pero la parodia es lo nuestro:

Anuncios