Posts Tagged ‘Patio Maravillas’

h1

Alicia expulsada del Patio de las Maravillas

enero 6, 2010

Si te gusta, colabora votando por Madrid no Duerme en el concurso ‘Un año, un post’

Me enteré por Alicia del desalojo del Patio Maravillas, la casa okupa más importante de Madrid en los últimos años. Pero, qué se movía por allí, os preguntaréis. Gente, mucha gente. Ése era el problema y quizá sea la solución del Patio. Decenas de personas entraban y salían continuamente de esa casa, situada en la calle Acuerdo de Madrid, en lo que ahora unos llamamos Malasaña, otros barrio Universidad y los más viejos el barrio de Maravillas. Por eso la casa desalojada llega este nombre. Allí unos dormían, otros realizaban talleres, otros simplemente iban a tomar algo, a escuchar música o a fumar porros en pleno centro de la city sin que nadie les tocaran las narices.

La denuncia judicial que provocó el desalojo la pusieron los propietarios del inmueble que, por lo que se ve, querían convertir la antigua escuela situada en el edificio okupa en una zona comercial. El dueño ha conseguido sólo lo primero, pero lo segundo ya no. Gracias al fuerte respaldo popular y conociendo que sus moradores no son los radicales de otros espacios okupados, el Ayuntamiento de Madrid ha prometido a los okupas que no recalificará el suelo, por lo que el inmueble deberá ser utilizado como recinto educativo o permanecerá vacío, como ahora, a riesgo de que vuelvan a entrar nuevos okupas, mendigos o lo que sea.

Por otro lado en toda esta historia están los vecinos. Los de verdad, es decir, los que dan ventana con ventana al Patio, que manifestaban estar hartos del trasiego. Hoy respiran más tranquilos, aunque siempre han negado ‘por lo altini’ que ellos no luchaban contra la okupación en sí misma, sino contra la suciedad, los ruidos y la inseguridad que generaban sus locos vecinos. Repetimos, decenas de personas, muchos de ellos con perros y flautas, llamando a la puerta a cualquier hora, dando portazos, meando en sus portales, bebiendo, gritando, consumiendo drogas y alcohol día sí y día también. Y eso, por mucho que intentaron ‘erradicar’ los responsables de la casa Maravillas, ocurría frecuentemente. ¿Se le fue de las manos el proyecto? Quizá, por lo menos eso es lo que opinan desde las instituciones municipales, inundadas a quejas vecinales.

Luego hay otros ‘vecinos’ que están de acuerdo con el Patio, aunque no vivían cerca. Ecologistas, ciclistas, antisistemas y entidades sociales lo apoyaron porque su labor colectiva era intensa y positiva, con decenas de talleres gratuitos de todo tipo, cineforum y también, no vamos a negarlo, un bar ilegal y clandestino en su interior con el que se autofinanciaban. Mi amiga Alicia era una de sus usuarias. Llevaba allí a sus amigas de Erasmus, cansada de que le dijeran que en Roma había cientos de divertidas casas okupadas. Un día con unas, otro día con nuevo juppies modernetes o bohemios con profesiones liberales se mezclaba allí los fines de semana hasta las tantas con rastas, hippies, punkis y antiglobalizacioneros, unas veces a ver conciertos, a tocar timbales, otras a participar en espectáculos varios, otra fuente clara de conflictos en el barrio.

Ahora parece que la pelota está en el tejado de Gallardón. Mientras, los expulsados del Patio de las Maravillas dicen que seguirán okupando, y así lo han hecho ya, para seguir su labor. También comentan que la concejal de Urbanismo, Pilar Martínez, se comprometió a darles cobijo antes de Navidad, conociendo con el inminente desalojo. Trámites burocráticos de por medio retrasarían esta acción durante varios meses pero, en caso de ponerse en marcha, sería de las primeras veces que una institución negocia con unos okupas para que, desde la legalidad, continúen desarrollando actividades en beneficio de la comunidad en un espacio municipal cedido. Si llega el caso, la filosofía okupa, fiel a sus principios, ¿aceptaría dicha ayuda? En este caso el pelotari no llevaría traje ni corbata… Sin embargo, Alicia no lo ve claro:

Anuncios