Archive for 30 septiembre 2009

h1

EMOS, o cómo me lastimo para sentirme vivo

septiembre 30, 2009

Tras una semana media España ajetreada por conocer algo más de los góticos, tras la famosa fotografía de las hijas de Zapatero con Obama, llega a Madrid cual ‘gota fría’ el grupo Tokio Hotel. Revolución ‘teen’, entrevistas y mucha curiosidad por su cantante, un humanoide mitad macho mitad hembra, con canciones bastante exitosas. Desde entonces, la red arde en conocer de qué galaxia procede este alemán. La mayoría de las opiniones se decanta por el situarle del universo EMO, satélite del planeta gótico.

Reconozco que, como ‘buen! zamorano, prefiero el románico al gótico. No obstante, los emos dan un paso más y buscan sus reminiscencias culturales en el romanticismo decimonónico. Quizá Becker o Rosalía no estuvieran de acuerdo, o quizá Larra sí, vistas las tendencias aparentemente suicidas de algunos de los devotos más emo. Sin preguntar, se han adueñado de los pantalones de pitillo de los punkis, el pelo cardado y las muñequeras de pinchos de los siniestros, las zapatillas de los raperos, el piercing en la boca y la nariz de los alternativos. El estilo propio lo explotan en flequillo perfectamente planchado para tapar un ojo, para maquillar el otro con el color ‘oscuro depresión’.

Su nombre proviene de una corriente musical, el emotional hardcore, con el grupo My Chemical Romance como referente. Su pensamiento es una coctelera de sentimientos de tristeza, aislamiento, melancolía e incomprensión. De ahí que sus tendencias autolesivas, como cortarse las venas, inundan Youtube. Sus referentes: Eduardo Manostijeras o una tal Angy de la serie Física y Química. Este comportamiento irrita a muchas culturas urbanas, que no entienden su nihilismo desaforado. Los desencuentros acaban en agresiones, como en México, o en las burlas más ácidas.

De momento, no hay locales específicos para los emos en Madrid, aunque se puede encontrar a más de uno en garitos como El alquimista o El rey lagarto, en Tribunal. Como aún son pocos, estos delgados y andróginos adolescentes, que dicen ser bisexuales, suelen irse juntos a la peluquería y charlar de lo triste que es la vida algunos viernes por la tarde en Plaza de España. Y si llueve, estupendo: a ver El Cuervo, La novia cadáver o alguna otra cosa de Tim Burton.

Una vez más Internet demuestra su filón para conseguir relaciones emo-dinamicamente inestables, un lugar donde dejan perlas como éstas: “Me gustaría conocer gente emo para hacer amigos porque soy de raza negra y nadie cree que quiera ser emo”; “Sólo tengo 12 años y estoy creando poemas emos como ‘yo te di mi corazón, yo te di mi vida, y cuando me empezaste a querer, ya no vivía”; “Busco a alguien que lleve su vida tan fría como la mía”; “Para ser un buen emo hay que ajustado, aunque los pantalones me queden efecto-guante-de-látex y la presión en mi órgano viril amenace con dejarte estéril”, entre otras muchas sandeces.

La moda emo está llegando a Madrid. Yo de momento ya he creado un perfil en Tuenti con un fondo color rosado con negro, con calaveras y rosas por doquier. He colgado una foto de mi pelo, mirándome al espejo desde un ángulo superior. Nunca se sabe, hay que estar preparado ante el regreso de estos cuatro jinetes de la apocalipsis… robótica

Anuncios
h1

Argumentos para un Metro nocturno los fines de semana

septiembre 28, 2009

Si te gusta, colabora votando por Madrid no Duerme en el concurso ‘Un año, un post’

Más sobre el Metro y su botellón ponchando aquí

¡Queremos Metro de Madrid los fines de semana por la noche! reza la iniciativa puesta en marcha a principios de mayo por en Facebook por varios internautas que que deseaban que el suburbano abriera de forma ininterrumpida del viernes a las 6.00 al domingo a la 1.30 horas. De momento, ya alcanzan los 30.000 usuarios registrados en las distintas plataformas puestas en marcha para tal fin. El proyecto fue tomando cuerpo hasta que en agosto saltó a la prensa y el consejero de Transportes, José Ignacio Echeverría, no tuvo más remedio que responder a esta inquitud ciudadana. La respuesta fue negativa y sin ningún margen a estudio.

Pero no siempre fue así. La apertura del Metro las noches de los ‘findes’ partió del propio Partido Popular y de la entonces novata candidata a la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, como una de sus propuestas estrellas de cara a las elecciones de mayo de 2003. Después de la cantidad de kilómetros de Metro construidos por Gallardón, ‘la rubia’ quería seguir rentabilizar el suburbano, y más tras el envite del aspirante socialista, que prometió ‘a la desesperada’, en la repetición de los comicios de noviembre de ese mismo año, la subida del abono joven hasta los 26 años y otras serie de alternativas dirigidas a una juventud desencantada tras el ‘Tamayazo’.

Una vez que los votos dieron el poder a Aguirre se inició la negociación para hacer efectiva esa promesa. Sin embargo, el elevado coste económico, las trabas interpuestas por los sindicatos y la dificultad para garantizar la seguridad de todo el Metro en esas horas impidieron el acuerdo. La propia presidenta regional reconocería, poco la campaña de las regionales de 2007, que la apertura del Metro los fines de semana “era la única promesa electoral” que no había cumplido. De hecho, intentó suplir su falta a la palabra dada con la implantación de los Metrobúhos, que son los autobuses que siguen en superficie las líneas del suburbano las madrugada de viernes y sábado. Luego, silencio; y más tarde oposición a cuenta de la crisis a una solicitud cada vez más recurrente por los madrileños.

Metro hasta las 3 horas en la Noche en Blanco. Éxito de pasajeros y ningún incidente. ¿Precedente o excepción?   Fuente: Madrid no Duerme

Metro hasta las 3 horas en la Noche en Blanco. Éxito de pasajeros y ningún incidente. ¿Precedente o excepción? Fuente: Madrid no Duerme

Contradiciones aparte, son muchos los argumentos a favor de un Metro nocturno los fines de semana. Aquí van algunos:

1- Muchos jóvenes optan por el coche para salir de fiesta. Por culpa del alcohol o víctimas del cansancio, algunos no llegan a su destino y acaban en el asfalto. Evitar la pérdida de una sola vida justifica este servicio.

2- Mejoraría la movilidad del tráfico en la capital, a veces atestado los viernes y sábados en ciertas calles (sobre todo en Navidad) y a ciertas horas de la madrugada.
3- Aumentaría el número de desplazamientos en la red de Metro y, por ende, la recaudación. El argumento regional de que no se generaría una demanda suficiente de viajeros en ese horario no está comprobada y, en todo caso, se podría apuntalar reduciendo la frecuencia de los trenes, no superior, eso sí, a los 15-20 minutos. Según datos de las principales patronales del ocio nocturno, medio millón de personas salen las noches de los fines de semana por Madrid.
4- Otras grandes ciudades europeas y españolas, como Barcelona, ya han puesto en marcha esta propuesta, sin que se hayan apreciado problemas de seguridad relevantes.
5- La red de Metrobúhos y autobuses nocturnos de la EMT son un complemento, pero no una alternativa real a la eficaz, moderna y extensa red metropolitana madrileña. Los datos de pasajeros en ambos medios de transporte lo constata.
6- Una baza más para la candidatura olímpica de Madrid en 2016 o cuando fuere.

Seguro que éstas no son las únicas bazas para defender un Metro nocturno los fines de semana. Pongamos nuestro granito de arena y reprochemos a los mismos que defienden que todo comercio puede abrir a cualquier hora y cualquier día que sean consecuentes también con el ‘liberalismo’ en los horarios del Metro.

h1

Los garitos donde irían las hijas de ZP

septiembre 25, 2009

Lamentable aspecto del Heaven, otrora mejor garito gótico de MadridEn España no se habla de otra cosa. Las hijas de Zapatero son góticas y como tal han salido retratadas junto al presidente de Estados Unidos y su mujer. Tras oír muchas consideraciones, mi humilde conclusión es que lo negro está de moda: los Obama, las Rodríguez Espinosa y hasta su madre, que lucía de un luto sin mácula. Es momento de tratar, por tanto, un tema importante. en el futuro una cuestión de Estado: ¿A qué garitos irán las hijas de Zp cuando tengan 18 años?

En Madrid, a lo largo de los años, ha conocido un gran número de locales siniestros. Pero muchos han cerrado, otros nuevos han abierto, y pocos han durado más de una temporada. Atrás quedaron clásicos como la casita de madera de dos plantas del Heaven, el New Order, Phobia o La Rosa Negra. Algunos hablan de una caza de brujas, pero se trata más bien de un cambio de tendencia. Cada vez hay más ‘ejecutivos de día, oscuros de noche’. El movimiento se está convirtiendo en una moda más, aunque siempre encuentras alguien que dice que conoce a otro que duerme en ataud o que viaja a hospitales en busca de su dosis de sangre.

Actualmente los nuevos románticos visten el centro de la city. Esta tribu urbana nacida en los ochenta cuenta hoy en día con cierto número de fieles muy visibles por su estética apasionada por lo esotérico y lo oscuro en la Gran Vía madrileña. Tras la práctica desaparición de los punkis, los siniestros han venido a poner un poco de color, a pesar de que siempre van vestidos de negro y muy pálidos.

Ambiente del '666'. Fuente: Sala Wind

Ambiente del '666'. Fuente: Sala Wind


Anidan en garitos como las sesiones Dark Hole, en la vangandista sala Ocho y medio, situada en el número 13 (no podía ser otro) de la calle Mesoneros Romanos; o en otros fiestas como la 666 de la sala Wind, sita en la Plaza del Carmen. En la misma plaza la sala Studio 54 acoge la sesión ‘cucaracha’ Moscow en un sótano del garito lleno de humo. Los amantes del género andan en los últimos años mosqueados por una escisión, para otros herejía. Se trata de los emos, un subgénero cada vez más en alza entre las adolescentes y cuya filosofía se resume en tres palabras : “Sufro, luego existo”. Su grupo de referencia, Tokio Hotel, tocará el martes en Madrid y entonces tendremos oportunidad de conocer sus fieles, si es que antes no se cortan las venas.

h1

Cuando despotricar se llama ‘rave’

septiembre 23, 2009

“¿Vais de fiesta? No, vamos a una ‘rave'”. Eso es lo que comentaban algunos de los jóvenes que sigilosamente se marchaban de las fiestas de Pozuelo y Majadahonda tras los conocidos incidentes del primer fin de semana de septiembre, que acabaron con una batalla campal entre ‘botelloneros’ y policías. Esto de la ‘rave’, que los asiduos pronunciaban en español, así, como suena, no era otra cosa que una reunión de casi cien veinteañeros, y en algunos casos menores de edad, en un descampado oculto entre unas antiguas naves industriales de Majadahonda. Una mesa de mezclas, música tecno y house, un pinchadiscos, botellas de alcohol y drogas sintéticas. Y unas pocas estrellas.

Como corresponde, se trataba de una reunión clandestina convocada por SMS o Tuenti. El ‘leiv motiv’ no tiene por qué existir, aunque en este caso muchos alegaban que la normativa antibotellón de las fiestas les había impedido algo que llevaban planeando durante mucho tiempo. Sea como fuere, ahí estaban ellos, pendientes de las cámaras, protagonistas de la situación:

‘Rave’ es un término inglés que significa delirar o despotricar, una definición que se asemeja mucho con el entorno rural y los movimientos y saltos equinos, a ritmo del más duro ‘bakalao’, de sus participantes. Es también un acronimo de Radical Audio Visual Experience, en referencia a una experiencia radical audio visual, apócope de Rave Party o Free Party. Otras versiones más cachondas e increíbles atribuyen la palabra a una derivación del término español ‘raba’, en su acepción sinónima de vómito, aún no aceptada por la RAE. Tiempo al tiempo.

Son varias las ‘raves’ ilegales que se organizan en la Comunidad de Madrid cada fin de semana. En esencia son gratuitas y los dj´s, incluso algunos de renombre, se ofrecen para tocar gratuitamente. Empresas de eventos se han intentado adueñar del nombre o del estivo ‘rave’, pero cuando pierde su esencia gratuita, legal y ‘underground’ se convierte en otra cosa, de la que precisamente rehúyen los más asiduos. “Aquí ni pagas, ni hay empujones, ni colas ni malos rollos. No veras una pelea, mientras que en la disco no dejan de pasar movidas”, me gritaba uno de los jóvenes majariegos.

Este tipo de fiestas se convocan y desconvocan rápidamente. Algunas llegan al amanecer y otras empiezan con el sol, dependiendo del aguante de los participantes y de la vigilancia de las Fuerzas de Seguridad. Por ello, el problema reside en la limitada publicidad de las mimas. Si no conoces a algún ‘ravero’, difícilmente te enterarás de alguna. Por tanto, ojo avizor en los desecampados del extrarradio madrileño. Verás una luz y no será un ovni: será una ‘rave’.

h1

El resurgir del botellón

septiembre 21, 2009

El botellón no es algo nuevo. Como tal, lleva instalado entre nosotros desde hace más diez años. Por supuesto, generaciones pasadas reivindican sus guateques callejeros o simplemente sus litronas en el parque. Pero el botellón como tal es un fenómeno juvenil –cultural dirían algunos,– propio de la generación nacida en los 80 (Generación Y) , rápidamente copiado y multiplicado por sus hermanos pequeños (Generación Z).

El botellón o botellona, como se le conoce en otros lugares del país, no generó muchos problemas hasta su masificación a principios de esta década. Como ocurrió con La Ruta del Bacalao diez años antes, las protestas vecinales y su repercusión mediática hicieron reaccionar a los poderes públicos. En 2003 la Asamblea de Madrid aprobó la famosa Ley Antibotellón. Desde entonces, la intervención de la Policía, la llegada de las multas y el ‘cerrozajo’ de muchas plazas dispersó la actividad etílica callejera, aunque no la eliminó.

Lunes de botellón en el Templo de Debod                                                                                       Fuente: Madrid No duerme

Lunes de botellón en el Templo de Debod Fuente: Madrid No duerme

Los incidentes de Pozuelo, cuyo desencadenante fue un botellón, ha devuelto a la plaza pública una práctica que resurgió con fuerza este verano en el centro de la capital. El refuerzo policial ha evitado enfrentamientos alcohólicos en otras localidades o ‘macroquedadas’ convocadas en Tuenti u otras redes sociales. Lo que los municipales no repelen, aunque tengan conocimiento, son los botellones que se organizan en tan castizos puntos como Vázquez de Mella, Santo Domingoo Chueca los viernes, sábados y muchos jueves.

O cualquier otro día. El pasado lunes, mismamente, decenas de jóvenes se concentraron en el Templo de Debod para celebrar el fin de los exámenes de la Universidad Autónoma. Los alcaldes de muchos pueblos han tomado nota. El Ayuntamiento de Madrid se mantiene expectante, aunque todo apunta a que por poco tiempo.

p
h1

Noche en Blanco: Reivindicando la calle

septiembre 20, 2009
Juego de luces en Gran Vía en Noche en Blanco. Fuente: Madrid no Duerme

Juego de luces en Gran Vía en Noche en Blanco. Fuente: Madrid no Duerme

Es un placer inaugurar esta bitácora con uno de los grandes eventos culturales, sino el que más de la capital. Por supuesto, estamos hablando de la Noche en Blanco. Cientos de miles de personas, 800.000 según el Ayuntamiento y más de un millón según cálculos propios, disfrutaron anoche de este evento multifacético en diferentes lugares de la polis.

Este éxito, similar al de años anteriores, no se debe al alcalde o a la calidad de las actividades programadas. La culpa de la movilización la tiene los ciudadanos madrileños. Necesitan fervientemente una excusa para pisar la calle, hacerla suya, reivindicarla, sin coches y sin la necesidad de tener que meterse en cualquier cuchitril previo pago con tasa abusiva por consumición. Y es que, además de poder pisar la Gran Vía, casi tocar la Cibeles o la Puerta de Alcalá –algo sólo puedes conseguir en medio de alguna manifestación o cuando España gana la Eurocopa– , la gente lo que ansiaba era poder salir por Madrid sin gastarse un duro. No porque no lo tenga, sino porque parece que hoy en día no puedes pasartelo  bien sin caer en el consumismo.

Y las cosas les fueron muy bien a todos, también a los bares y discotecas. Muchos de ellos estaban a revosar porque se ganaron, aunque sólo sea por un día, a aquellos cientos de miles de madrileños que cualquier sábado del año no saldrían a la calle porque se aburrirían con el plan establecido: Metro-fútbol en bar-cañas en bar-copas en pub saturado-timo en el tazi. Muchas horas metidos en pocos metros cuadrados y cansados de inhalar tabaco ajeno, atracados in poder requistar, soportado empujones, hablando a gritos o escuchando música muchas veces extraterrestre.

La Noche en Blanco se gana a ese colectivo, el que no sale los fines de semana, aunque sea tan sólo por un día. Por eso Madrid No Duerme solicita a Gallardón que dedique más Noches en Blanco en resto del año. Si ahora se convoca para despedir el verano, ¿por qué no es posible poner en marcha otras para festejar el inicio de la primavera, del estío o incluso del invierno?. No vivimos en Moscú, tampoco pasaría nada. Cuatro citas al año, ni más ni menos. Tampoco habría que gastarse millonadas, ni llenar la capital de una sobredosis de eventos. Con cuatro conciertos en la calle, otros tantos bailes, diversos ‘permormances’ y los respectivos cortes de vías –con un buen transporte público aparejado– tendría ganados a aquellos madrileños que no habitualmente no salen. Aunque los taxistas se quejen, como siempre….

h1

Para noctámbulos y sufridores

septiembre 16, 2009

Mientras la mayoría de los madrileños duermen, la city sigue despierta. Trasnochadores, trabajadores, noctámbulos, insemnes y madrugadores mantienen con pulso a la capital de España. Medio millón de personas salen o trabajan las noches de los fines de semana. Muchos menos, pero ruidosos o siemplemente sufridores, se mantienen en vela entre semana. Este blog pretende conocer algo de lo que hacen, donde pasan el tiempo o cómo se transforma Madrid durante esas horas.  Ayudadme con vuestras historias, quejas o sugerencias a permanecer despierto.